Jaina Valiente

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Alliance
Lady Jaina Valiente
Imagen de Lady Jaina Valiente
Título MoP Líder del Kirin Tor
WC3FT logo 16x28.png-WoW Icon 16x16.gif Gobernadora de Theramore
WC3RoC logo 16x32.pngPrincesa de Kul Tiras
Género Femenino
Raza Humana (Humanoide)
Nivel  ?? (Jefe)
Clase WC3RoC logo 16x32.png Archimaga
WoW Icon 16x16.gif Maga
Hechicera
Afiliación Alianza de Lordaeron, Kirin Tor, Alianza, Theramore, Nuevo Concilio de Tirisfal, Ofensiva del Kirin Tor
Ocupación Líder del Kirin Tor
Localización Varias
Estado Viva
Allegado(s) Daelin (padre), Derek u Tandred (hermanos)
Mentor(es) Antonidas

Jaina Valiente (Jaina Proudmoore en Warcraft III) es la actual líder del Kirin Tor y gobernante de Dalaran. Es la hija del Gran Almirante Daelin Proudmoore y Princesa del Reino de Kul Tiras, aunque nunca ha hecho uso de dicho título.

Jaina fue una de las más talentosas y destacadas hechiceras de Dalaran, a las órdenes del gran archimago Antonidas que la envió al comienzo de la Tercera Guerra al reino de Lordaeron con el fin de descubrir qué ocurría tras unas revueltas campesinas. Mientras cumplía su misión, fue escoltada por su amigo de la infancia, el Príncipe Arthas Menethil, con quien tuvo una relación amorosa. Jaina recibió la visita de un misterioso profeta, que le enseñó el futuro, una visión donde se mostraba la caída de Lordaeron, y aceptó ir a Kalimdor para tratar de evitar la catástrofe con el máximo número de efectivos posible.

Jaina juró acabar con la Legión Ardiente y sus oscuros agentes. Uniendo fuerzas con los elfos de la noche e incluso con la Horda orca, Jaina ayudó a derrotar al demonio Archimonde y a desterrar a la Legión. Entonces reunió a los humanos supervivientes de Kalimdor y fundó la ciudad portuaria de Theramore. Desde ahí gobierna y espera reunir a los distantes reinos humanos una vez más.[1].

Poco después de la caída de Alamuerte, la Horda bajo las órdenes de Garrosh Grito Infernal, realizó una incursión que acabo devastando Theramore. Jaina consiguió escapar con vida pero la experiencia la transformó, acabando con su caracter pacífico y cambiando su aspecto físico.

Biografía

Inicios

Jaina Proudmoore nació poco antes de la Primera Guerra, es la hija menor del almirante Daelin Proudmoore de Kul Tiras y una gran aliada de Lordaeron y de Azeroth. Desde muy pequeña, Jaina adoraba oír historias sobre la guardiana Aegwynn. Pronto descubrió su talento mágico, por lo que fue enviada a Dalaran donde fue instruida por el gran archimago Antonidas. Allí se convirtió en una de las pocas mujeres hechiceras en servir directamente a Dalaran. Sintiendo la presión de su mentor y el heroico linaje del que provenía que provocaba que los ojos de todos los ciudadanos se fijasen en ella, Jaina centró toda su atención en sus estudios.

Dada su procedencia (casa real de Kul Tiras), era inevitable que llegara a conocer a Arthas, el heredero al trono de Lordaeron. Se encontraron por primera vez en la Catedral de Ciudad Capital y desde entonces, crecieron bajo el amparo de una gran amistad, que luego se tornó en romance. Otro, principe, Kael'thas que estudiaba en Dalaran, también suspiraba por Jaina pero ella eligió a Arthas. Su primera aventura juntos sucedió una de las veces que Arthas la escoltó hasta Dalaran, cuando la llevó a ver uno de los campos de internamiento donde se encontraban prisioneros los orcos capturados tras la Segunda Guerra. Estaban tan enamorados que incluso estuvieron pensando en el matrimonio. Sin embargo, Arthas se preguntaba si estaban listos para estar juntos de por vida y rompió abruptamente su relación para que Jaina se centrara en sus estudios y él en sus obligaciones en Lordaeron. A Jaina le dolió bastante la decisón de Arthas pero no la cuestionó. Pronto se daría cuenta que era lo correcto. Tiempo después, decidieron reanimar su romance, pero esto ocurrió justo cuando apareció La Plaga, sus vidas cambiaron para siempre [2].

Tercera Guerra

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Muchos años después, Antonidas, deseoso de saber más acerca de la peste que se extendía en el norte de Lordaeron, fue visitado por un misterioso profeta, quien le habló acerca de la Legión y le aconsejó abandonar Lordaeron y huir hacia el oeste, a Kalimdor. Antonidas rechazó las advertencias del profeta, tomándolo por un loco insensato, pero Jaina, que se había ocultado y había escuchado todo, sintió gran poder en el profeta y pensó que tal vez deberían hacer caso a sus advertencias. Antonidas, que seguía en desacuerdo, envió entonces a Jaina a ayudar a Arthas a investigar la peste en la aldea del norte de Rémol.

Tras investigar el pueblo, Jaina vio cosas muy extrañas, incluyendo un nigromante y una criatura hecha de cuerpos diferentes. Se enfrentaron a varios no-muertos y finalmente encontraron un granero que contenía contenía alimento infestado por el veneno. Las cajas llevaban el sello de Andorhal, la principal ciudad distribuidora de grano en todo Lordaeron.

Arthas y Jaina persiguieron al nigromante quien, antes de desaparecer, se identificó como Kel'Thuzad, un antiguo miembro del Kirin Tor. Ya en Andorhal, se encontraron con un ejército de no-muertos a los que derrotaron, persiguiendo al nigromante que finalmente murió a manos de Arthas.

Jaina y Arthas se encaminaron a la parte central de Lordaeron para descansar en el pequeño pueblo de Vega del Amparo. Sin embargo, al llegar descubrieron que el grano infectado proveniente de Andorhal ya había llegado y había sido distribuido entre los ciudadanos. La peste no mataba a los consumidores, sino que los transformaba en no-muertos.

De mala gana pero con impaciencia, Jaina abandonó el lugar para avisar a Uther y buscar refuerzos. Al volver con los Caballeros de la Mano de Plata, Vega del Amaro ya había sido destruida pero Arthas continuaba luchando en una batalla casi perdida. Con la ayuda de Uther, lograron hacer retroceder a los no-muertos. El Príncipe Arthas, desmoralizado y horrorizado por las aplastantes fuerzas de no-muertos, se comprometió a ir a Stratholme, donde esperaba enfrentarse a Mal'Ganis, el responsable de la distribución del grano envenenado.

Jaina y Uther no tuvieron otra opción que seguir al príncipe a Stratholme, pero no llegaron a tiempo para evitar que los ciudadanos consumieran el grano contaminado. Los tres héroes sabían que los habitantes de Stratholme se convertirían en no-muertos en sólo cuestión de tiempo. Arthas tomó la terrible decisión de purgar la ciudad, asesinando a todos sus habitantes, pero Uther no podía permitir la muerte de personas indefensas cuyo único error había sido consumir el grano infectado. Sin embargo, dejarlos con vida haría que pronto se conviertan en una amenaza. Uther rehusó ayudar a Arthas en la matanza, lo que provocó la furia del príncipe que lo acusó de traición, disolviendo la orden de la Mano de Plata. Para sorpresa de Arthas, Jaina escogió seguir a Uther.

Jaina y Uther regresaron a las ardientes ruinas de Stratholme una vez que Arthas hubo acabado con todos y ambos quedaron horrorizados con lo que vieron. Fue entonces cuando Jaina recibió la visita del profeta que anteriormente había ido a hablar con Antonidas y también al Rey Terenas Menethil. El profeta vio en ella a una líder y le ordenó conducir a su pueblo y viajar al oeste, escapando de Lordaeron y de su hogar en Kul Tiras. Jaina, convencida por las palabras del profeta, hizo los preparativos para el gran viaje.

Poco después de su partida, empezó la invasión a Lordaeron.

Llegada a Kalimdor

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Jaina en Warcraft III.
Jaina en Warcraft III.

Al llegar a Kalimdor, Jaina se sorprendió de encontrarse con los orcos, que habían llegado a Kalimdor por mar. Creyendo que la Horda la había seguido desde Lordaeron, les plantó cara junto a varios de sus caballeros y luchó contra un grupo que estaban dirigidos por Grom Hellscream. Viéndose superada, la maga buscó un lugar donde poder mantener a raya a los orcos. La Cima del Espolón era una buena opción, y además Jaina percibía un gran poder proveniente de la cima de la montaña. Después de que sus fuerzas fueron derrotadas en la defensa de la montaña, Jaina llevó a una pequeña expedición a su interior, con el anhelo de encontrar algún tipo de poder que la ayudara a derrotar a los orcos. Pero alguien los seguía.

A llegar al interior de la montaña, Jaina se encontró con Thrall y Cairne. Cuando la acción iba a sustituir a las palabras, el Oráculo, que en realidad era el profeta que se les había aparecido a todos en Lordaeron, interrumpió a los líderes y les rogó que unieran sus fuerzas para derrotar a la Legión Ardiente.

Jaina accedió con desgano y desconfianza, y le explicó a Thrall que si quería su colaboración, tendría que vigilar a los orcos con los que había estado luchando. Al ver que Grom no respondía de sus actos por haber sido corrompido por la sangre de Mannoroth, Thrall y Jaina trazaron un plan. La maga le dio al orco una Gema del Alma, que usó para capturar la esencia de Grom y devolverle la razón.

Jaina y Thrall continuaron siendo aliados, aunque a sus ejércitos no les hiciera mucha gracia. Juntos, lucharon contra los no-muertos, incluso contra las tácticas de guerrilla de los elfos. Aunque sus alianzas los mantenían unidos, sus vidas pendían de un hilo.

Finalmente, Thrall tuvo una visión y Jaina lo siguió hasta una cueva donde se encontraron con los líderes de los elfos de la noche: Malfurion y Tyrande. También se encontraba allí el Profeta que reveló su identidad, Medivh el Guardián, que había regresado a corregir sus errores cometidos tiempo atrás. Reunidos todos los presentes, Medivh les rogó a humanos, orcos y elfos de la noche que unieran sus fuerzas para hacer frente a la Legión, que pretendía llegar hasta Nordrassil, el Árbol del Mundo de la cima del Monte Hyjal, para destruirlo. Su discursó caló entre los líderes que aceptaron defender juntos la montaña sagrada.

Jaina planteó una primera defensa contra el avance de la Legión en la base de la montaña. Al ser la primera línea defensiva, la base de Jaina fue la primera en caer. Antes de caer, Jaina usó sus hechizos de teletransporte para moverse hasta el campamento de los orcos, situado a medio camino de la cima que también fue pasto de los demonios. De nuevo, Jaina usó su teletransporte para llevar a Thrall a lugar seguro mientras Archimonde y sus guardias del apocalipsis se abrían camino hasta la cumbre donde fueron finalmente derrotados por los espíritus guardianes despertados por Malfurion.

Fundación de Theramore

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Tras la derrota de la Legión en el Monte Hyjal, Jaina llevó a sus refugiados a una región en la costa este de Kalimdor, donde fundó la ciudad de Theramore.

No se sabe exactamente en qué momento se fundó la ciudad (las fuentes difieren entre si fue antes o después de la Batalla de Hyjal), pero su papel fue clave para fundación de la nación orca de Durotar.

Cuando Rexxar llegó a Theramore para pedirle explicaciones a Jaina sobre la invasión de fuerzas humanas a Durotar y el intento de asesinato contra Thrall. Jaina negó todo conocimiento sobre esas actividades y se ofreció a ayudar al Mok'Nathal a investigar sobre estos hechos. Al llegar al lugar donde las fuerzas humanas se habían apostado, descubrieron que la zona estaba siendo atacada por los naga. Los humanos cayeron pero uno de los marinos moribundos, confesó a Jaina que su padre, el Almirante de Kul'Tiras, estaba detrás de todas las hostilidades contra los orcos. Jaina volvió con Rexxar y Rokhan de vuelta a Theramore y descubrió con horror que su padre había decidido rendirle una visita. Al verlos, Daelin reclamó a los acomañantes de su hija como prisioneros y los mandó detener. Jaina le reprochó a su padre que la Horda ya no era enemiga de la Alianza y ayudó a escapar a Rexxar y Rokhan. Cuando tales noticias llegaron a oídos de Thrall, se formó un grupo de asalto para expulsar a las fuerzas de Kul'Tiras de Theramore.

Jaina le suplicó a Thrall que respetase a los humanos que estaban bajo su mando, porque era la única familia que le quedaba. Además, ayudó a Rexxar a romper el fuerte bloqueo marítimo que había establecido su padre y dio órdenes a sus tropas para que no intervinieran cuando se produjo el asalto final. Con esta ayuda, la Horda invadió la isla y Daelin se refugió en el castillo junto con sus tropas de élite aunque finalmente cayó derrotado por Rexxar. "¿Por que no escuchaste?" fueron las últimas palabras que el Almirante escuchó por boca de Jaina.

Ciclo de Odio

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Theramore y Durotar permanecieron en relativa paz durante tres años. A pesar de las últimas alianzas, ambos aún desconfiaban uno del otro y cualquier pequeño incidente tenía sobredimensionar su importancia. Es lo que asó cuando una serie de incidentes marítimos elevaron la tensión de ambas potencias cuando los goblin, que controlaban el único puerto neutral de la región, se quejaron.

A pesar de la tensión, Thrall pidió ayuda a Jaina para volver a situar una manada de lagartos de trueno que habían sido dispersados por una misteriosa operación de deforestación en el Monte del Trueno. Jaina intentó trasladar a los lagartos a la inhabitada región al otro lado de Mulgore, pero quedó asombrada al descubrir que la región protegía mágicamente a su único habitante: Aegwynn.

Un demonio menor, Zmodlor había revivido al clan Burning Blade y planeaba crear una guerra entre la Alianza y la Horda.

Jaina y Aegwynn regresaron a toda prisa a Theramore, por desgracia, el único chambelán de Jaina había sido corrompido por las influencias del clan orco. Tras negociar con el tránsfuga, éste aceptó llevarles hasta Zmodlor. Desafortunadamente, el demonio estaba protegido por una pequeña escuadra de brujos. Tras luchar, Jaina quedó agotada y estuvo a punto de morir, pero Aegwynn logró salvarla usando su propia vida. Finalmente lograron derrotar a los brujos y desterrar a Zmodlor al Vacío Abisal. Tras la crisis, Jaina y Thrall firmaron un tratado de no agresión para garantizar que la desconfianza mutua entre su gente no lleguara de nuevo a los límites de la guerra.

Contra viento y marea, Aegwynn sobrevivió y asumió las funciones que dejó el chambelán de Jaina. [3]

Cómic

WoW-comic-logo-16x68.png Esta sección aborda contenido exclusivo de comics o manga.

Jaina en el cómic.

En World of Warcraft: The Comic, Jaina ayudó al Rey Varian Wrynn a recordar su verdadera identidad con la ayuda de su chambelán, Aegwynn (con otra identidad) y a traer a Onyxia ante la justicia, siendo la primera en proponer la colaboración de los humanos de Ventormenta y los orcos de Orgrimmmar.

Más tarde, se convertió en miembro fundador del Nuevo Concilio de Tirisfal. La organización que por entonces se encontraba inactiva fue restablecida con el fin de ayudar a Med'an a luchar contra Cho'gall y el culto del Martillo Crepuscular.

Disturbios en Rasganorte

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Jaina fua la primera en presentir el regreso del Rey Exánime, una vez que Arthas hubo desterrado a Ner'zhul de su mente y abriera los ojos por primera vez en años.

Tras los incidentes de Angrathar donde se produjo la supuesta muerte de Bolvar Fordragón, Varian preparó a su ejército para iniciar una guerra total contra la Horda. Desesperada por evitar una Cuarta Guerra, Jaina se teletransportó a Orgrimmar para interrogar a Thrall y descubrir lo que realmente pasó en Rasganorte. Así fue como se enteró que Sylvanas había perdido el control de Entrañas y que Varimathras y Putress, que se habían adueñado de la ciudad y traicionado a la Horda, eran los autores de la muerte de Bolvar. Thrall le dijo que la Horda no tenía ninguna intención en atacar a la Alianza y que se encargaría del nuevo traidor. Jaina acordó en persuadir a Varian acerca de una guerra contra la Horda, pero le advirtió que no sería nada fácil pues el Alto señor era como un hermano para el rey.

Los ejércitos de Thrall (intentando retomar el control de Entrañas) y los de Varian (intentando retomar Lordaeron para la Alianza y llevar a Putress a la justicia) se encontraron en Entrañas. Negándose a permitir que la Horda y la Alianza lleguaran de nuevo a una guerra otra vez, Jaina congeló al ejército de la Alianza y los teletransportó a Ventormenta.

Jaina en la Ciudadela Violeta.

Cuando Brann Barbabronce descubrió que Yogg-Saron había escapado de su prisión ancestral en Ulduar, Rhonin y Jaina convocaron una cumbre entre la Alianza y de la Horda en la Ciudadela Violeta. Mientras Rhonin interrogaba a Varian sobre la situación, Jaina vio que Thrall y Garrosh subían la escalinata de acceso a la tore, mucho antes de la hora a la que habían sido convocados. Jaina trató de detenerlos antes de que se produjera otro enfrentamiento pero cuando Varian y Garrosh se vieron, no tardaron en lanzarse el uno contra el otro. Rohnin tuvo que separarlos y Varian rehusó trabajar con la Horda tras lo que ocurrió en la Puerta de Cólera. Jaina se preguntó en voz alta, quién sería entonces la esperanza que derrotaría a Yogg-Saron [4].

Asalto a la Ciudadela Corona de Hielo

Jaina acompañada por el Rey Varian, asistió a los torneos en el Coliseo de los Cruzados en Corona de Hielo, junto a varios campeones y representantes de la Alianza.

Tras la finalización del Torneo Argenta y el asalto a la Ciudadela Corona de Hielo, Jaina llegó a Las Cámaras Heladas para enfrentarse al Rey Exánime y tratar de razonar con el Señor Oscuro para liberar el espíritu de su amor perdido, Arthas. Tras atravesar la Forja de Almas y el Foso de Saron junto a un pequeño grupo de héroes de la Alianza, llegaron a las Cámaras de la Reflexión. Dentro del pequeño habitáculo personal del Rey Exánime, Jaina y sus tropas descubrieron la Agonía de Escarcha, la espada maldita que transformó a Arthas en un Caballero de la Muerte. La maga se comunicó con las almas del interior de la hoja rúnica y para su sorpresa, el espíritu de Uther apareció y le contó una terrible verdad. No sólo le informó que Arthas no era más que un destello de luz en la inmensidad de la ira del Rey Exánime sino que, para proteger Azeroth, el Rey Exánime tenía que morir y alguien debía de sustituirle al frente de La Plaga como último sacrificio.

Jaina en las salas heladas.

Súbitamente, el Rey Exánime entró a la cámara y el alma de Uther regresó a Agonía de Escarcha. Arthas reconoció a Jaina mientras recuperaba la espada de su pedestal. Invocó a Falric y a Marwyn, dos capitanes que lucharon junto a Jaina durante la Tercera Guerra que comenzaron a luchar contra los intrusos mientras el Rey Exánime se retiraba a sus cámaras privadas. Jaina estaba decidida a salvar a Arthas y lo persiguió hasta que las puertas se cerraron. Cuando los aliados de Jaina derrotaban a los dos capitanes, corrieron en su ayuda y la encontraron al borde de la derrota, luchando contra su antiguo amor. Con el corazón roto, Jaina y sus aliados huyeron por el Pasaje Oculto mientas el Rey Exánime los perseguía. Al llegar a un acantilado, el Rompecielos acudió en su rescate salvándolos en el último momento.

Durante el asalto a la Ciudadela, Jaina permaneció a la espera de los acontecimientos que se iban sucediendo. Junto a Varian, espetó a Muradin Barbabronce por no dejar que Varok Colmillosauro recuperara el cadaver de su hijo y, cuando el Rey Exánime fue derrotado, descubrió que Arthas aún guardaba un guardapelo suyo.

Lucha contra la Pesadilla

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Jaina TCG.jpg

Jaina fue una de las víctimas de la Pesadilla Esmeralda, cuando ésta invadió el plano mortal bajo el aspecto de una misteriosa niebla mágica, atrapando a los ciudadanos de Azeroth cuando éstos se encontraban dormidos. En su pesadilla, Jaina seguía a su amor Arthas hasta Rasganorte para buscar la Agonía de Escarcha. Sin embargo, en lugar de dejar que Arthas fuera maldecido por la hoja rúnca, era Jaina la que soñó que se hacía con la espada, convirtiéndose en la Reina Exámine [5].

Irónicamente, Jaina encarnó la pesadilla de Varian [6].

El mundo tras el Cataclismo

Jaina asistió al homenaje a los caídos durante la Guerra contra el Rey Exánime en Ventormenta. Tras conocerse la notica de que un supuesto ataque de la Horda había alcanzado una caravana de elfos de la noche, Jaina apaciguó los ánimos bélicos del Rey Varian y le convenció para optar por medidas diplomáticas. Varian no perdió la ocasión de comentarle a la maga su tendencia a depositar su confianza en la gente equivocada, tanto en la Horda como en Arthas. Varian se marchó de la capital humana y dejó a Jaina al cargo de Anduin, a quien la hechicera entregó una piedra de hogar que estaba conectada con Theramore.

Tras esto, Jaina se reunió en secreto con Thrall para pedirle explicaciones por la violación del tratado de paz pero el Jefe de Guerra le contestó que no había autorizado ningún ataque y que, a pesar de las demandas de Varian de llevarlo ante la justicia, confiaba en que ambas facciones continuaran con su relaciones diplomáticas de forma pacífica. Sin embargo, ante la negativa del orco de reconocer públicamente sus palabras, Jaina le advirtió que era posible que la Horda y la Alianza comenzaran una guerra.

Los problemas para los líderes de la Alianza y la Horda sin embargo estaban lejos de terminar. Por una parte Magni Barbabronce había sido petrificado por una maldición y Forjaz ocupada por las tropas de Moira Thaurissan, mientras que por otro lado, Cairne había sido traicionado por los Tótem Siniestro que lo habían envenenado y acabó pereciendo en un enfrentamiento con Garrosh. Jaina tuvo que asistir al funeral del rey enano y acoger a un exiliado Baine en Theramore donde también se encontraba Anduin. El jóven príncipe se enteró que su padre había enviado a agentes del IV:7 para asesinar a Moira de modo que convenció a Jaina para que le ayudara a evitar este desastre diplomático, abriendo un portal a Forjaz donde finalmente, fue capaz de disuadir a Varian [7].

Cuando la devastación sacudió Azeroth, las tensiones aumentaron y Jaina se desplazó a Ventormenta que estaba siendo atacada por elementales para ayudar a protegerla. En Kalimdor, Theramore había resistido pero la Horda había lanzado ofensivas a los emplazamientos de la Alianza cercanas tras perder el Campamento Taurajo, que habían provocado el aislamiento de la ciudad fortificada tras el desplazamiento de un gran número de efectivos orcos hasta Vallefresno.

Por otro lado, los elementales comenzaron a asediar el Monte Hyjal con la intención de quemar a Nordrassil por lo que Jaina de desplazó hasta allí, donde además asistió como testigo al enlace entre Thrall y Aggra.

El fin de Theramore

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

El ansia de conquista de Garrosh sobre Kalimdor, le llevó a lanzar un ataque sobre el Fuerte del Norte, muy cerca de Theramore. Ante la sospecha de que la ciudad fortificada podía correr su misma suerte, Jaina pidió ayuda al Kirin Tor y a Kalecgos que andaba buscando el iris de enfoque, robado durante un traslado del Vuelo Azul. El Kirin Tor, tras varias deliberaciones, envió a cinco magos para ayudar en la defensa de la ciudad: Rhonin, Tari Cogg, Amara Leeson, Thoder Windermere y Thalen Tejecanto. Por su parte, Ventormenta envió a varios navíos del IV:7.

Theramore no tardó en ser atacada por varios frentes. Durante el ataque, Jaina descubrió que Thalen trabajaba para la Horda y había descuidado a propósito su parte del muro exterior que se encontraba inusualmente debilitado. Tras acabar con él y aumentar las defensas, la Horda se retiró y la Alianza cantó victoria. Sin embargo, el plan de Garrosh no consistía en conquistar Theramore por tierra sino por aire. La razón del ataque había sido el introducir varios agentes que, aprovechando el fragor de la batalla, habían saboteado las defensas aéreas de la ciudad. El siguiente paso fue enviar un zeppelin con una bomba de maná creada por los elfos de sangre, cuya potencia resultaría aumentada gracias al iris de enfoque.

Cuando la Alianza se dio cuenta del plan de la Horda ya era demasiado tarde, el iris de enfoque provocaba interferencias que evitaban que se pudiera usar la magia y las defensas aéreas no funcionaban. Jaina fue arrastrada al interior de un portal por Rhonin mientras él atraía la bomba hacia la torre de hechicería de Theramore, el lugar más seguro para evitar la deflagración.

Cuando Jaina recuperó el conocimiento, Theramore había desaparecido junto a Rhonin. Furiosa, se dirigió a la torre de hechicería donde se había estrellado el zeppelín y robó el iris de enfoque. Tras tratar de convencer en vano a Varian y Anduin ara atacar Orgrimmar, Jaina se dirigió a Dalaran donde robó un libro donde se explicaba cómo usar el iris de enfoque. Dispuesta a vengarse de la Horda, se dirigió a la Isla de Batalla donde invocó un gran ejército de elementales de agua con la intención de enviarlos en forma de tsunami a Orgrimmar. Sin embargo el ataque a Theramore y las recriminaciones de Jaina a Varian, habían provocado una reacción en la Alianza que se había sentido agredida, de modo que Ventormenta había enviado una gran flota que se encontraba frente a las costas de Durotar. Esto provocó que, en el caso que Jaina desatara la ola gigante, todo su ejército naval quedaría destruido. La intervención en última instancia de Kalecgos evitó su acción. Orgrimmmar no fue destruida pero la Alianza recuperó el Fuerte del Norte.

Jaina y Kalec regresaron a Dalaran y la hechicera devolvió el iris de enfoque al Vuelo Azul. El Kirin Tor, en vista de la muerte de Rhonin, decidió nombrar a Jaina como su nueva líder. Pese a todo, el caracter pacífico y dialogante de Jaina, había muerto junto a Theramore [8].

Disturbios en Dalaran

MoP Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

la nueva Jaina

Los cambios no tardaron en llegar a Dalaran. Después de haber promulgado durante tantos años la colaboración entre la Alianza y la Horda, Jaina se enfrentó a los Atracasol, acusándoles de servir a Garrosh y espiar los asuntos del Kirin Tor. En un principio, Jaina defendió la neutralidad de Dalaran para tratar de evitar una guerra, incluso defendiendo a los elfos de sangre cuando la Alianza envió a Anduin a la Ciudadela Violeta para hablar con Jaina y covnencerla de que el Kirin Tor debía luchar contra la Horda. Sin embargo, todo esto cambió cuando los elfos de Darnassus encontraron la campana divina en Pandaria, un artefacto mogu que la Horda ansiaba. Los elfos pidieron ayuda mágica a Jaina para evitar que el artefacto fuera robado y la hechicera sembró la capital de Teldrassil con defensas mágicas.

A pesar de sus esfuerzos, la Horda consiguió infiltrarse en Darnassus y robar la campana. Cuando Jaina descubrió que los Atracasol habían sido los responsables de sabotear las defensas mágicas, poniendo a disposición de los ladrones portales de huída a Dalaran, convocó a la Alianza, el Kirin Tor y el Pacto de Plata para purgar la ciudad volante de elfos de sangre. Aquellos que se rindieron fueron encarcelados en la Ciudadela Violeta; el resto fueron ensartados por las armas del ejército de Dalaran. Por su parte, Aethas consiguió escapar utilizando un portal hacia Lunargenta [9].

Tras esto, Jaina declaró que Dalaran dejaba de ser neutral para reincorporarse a la Alianza, algo que Varian celebró especialmente no sin antes recordarle a la hechicera sus avisos sobre las intenciones de la Horda desde los tiempos de la lucha contra el Rey Exánime. Este cambio fue propuesto con todas sus consecuencias. Después de que Jaina hubiera intentado que los sin'dorei volvieran a la Alianza como antes de la Tercera Guerra, ahora se sentía engañada y aceptaba la opinión de Varian de que "una vez en la Horda, siempre eres de la Horda".

Los preparativos para la inminente guerra comenzaron con la promesa de no escatimar esfuerzos ni reservar energías, sobre todo después de que Jaina recibiera la noticia de que Anduin había quedado inválido tras tratar de detener a Garrosh en su intento por utilizar la campana divina.

La Horda de Garrosh

La conversación que Jaina mantuvo con Varian tras rescatar a un Anduin moribundo del Tramo del Emperador enervó aún más si cabe la opinión que ambos tenían sobre Garrosh y la Horda [10].

Jaina se enfrenta a Lor'themar.

Cuando los Zandalari, despertaron a Lei Shen, la Horda envió un destacamento llamado el Embate de los Atracasol, liderado por Lor'themar para investigar los posibles artefactos mogu que podía haber en la Isla del Trueno. Ante la posibilidad de que volviera a repetirse lo acaecido con la campana divina, Jaina formó la Ofensiva del Kirin Tor, estableciendo su base en el Alto Violeta.

Tras el asalto y la destrucción de la Puerta del Emperador [11] el Shadopan y la Ofensiva del Kirin Tor se encargaron de asegurar las Forjas del Trueno y el Muelle Aguaturbia. Cuando las armas de las forjas fueron liberadas y el Shadopan se hizo con el control del muelle, los miembros del Kirin Tor comenzó el asedio.

Jaina lideró a la Alianza contra Shan Bu antes del asalto final a la fortaleza del Rey del Trueno. Pronto descubrió a las fuerzas de Lor'themar por los alrededores pero, queriendo enfrentarse a un solo problema a la vez, prefirió centrar sus esfuerzos en luchar contra los mogu del patio de la fortaleza antes que encararse de nuevo con la Horda para averiguar el paradero de Aethas.

Cuando Shan Bu fue derrotado, Jaina y Lor'themar se encontraron frente a frente. Jaina exigió la entrega de Aethas a cambio de la vida del regente de Quel'Thalas mientras que Lor'themar le exigió la liberación de los Atracasol encerrados en el Bastión Violeta. El ambiente se caldeó hasta el punto que Taran Zhu, a pesar de la gravedad de sus heridas, tuvo que intervenir para separar a ambos líderes. Aunque ambos obedecieron, Jaina dejó claro que no habría una verdadera paz hasta mientras Garrosh dirigiera la Horda. Para su sorpresa Lor'themar le dio la razón y le emplazó para guardar su fortaleza el día que se produjera la caída del Jefe de Guerra. La respuesta de Lor'themar suavizó el carácter de Jaina que ordenó a Vereesa y sus fuerzas bajar la guardia y retirarse sin que en el el patio de acceso a la fortaleza se hubiera derramado sangre alguna[12].

Cuando el asalto al Solio del Trueno dio comienzo, Jaina le confió a sus aventureros de más confianza la misión de utilizar en el Pináculo de las Tormentas el su bastón para absorber el poder del Rey del Trueno y fusionarlo con el suyo para utilizarlo contra Garrosh cuando llegara el momento.

Jaina pidiéndole a Varian que desarmara la Horda.

Jaina se dirigió a la Cámara de Y'Shaarj cuando se enteró que Garrosh había corrompido las pozas del Valle de la Flor Eterna para revivir el Corazón de Y'Shaarj. Al llegar, el Sha del orgullo yacía derrotado por los héroes de Azeroth ante la mirada del Eremita Cho y Lor'themar. La corrupción de Valle y la arrogancia con la que el líder de la Horda había tratado a Pandaria no sorprendieron ni a Jaina ni a Lor'themar. Tras una breve discusión Jaina abrió un portal para transportar a los aventureros a Orgrimmar donde ya se había reunido el grueso de ejércitos de la Alianza y la Horda para dar comienzo a su asedio.

Junto a Vereesa, Jaina sirvió de apoyo al Rey Varian en la toma de la Bahía de Garrafilada, luchando contra las fuerzas que se habían congregado en la playa al mando de Galakras. La caída de Garrosh se produjo bajo el búnker que había construido bajo Orgrimmar gracias al esfuerzo conjunto de los asaltantes.

Jaina no disimuló su desprecio hacia la Horda, acusándola de urdir maquinaciones contra la Alianza. Aunque intentó persuadir a Varian para que aprovechara la ocasión de desmantelarla, aprovechando que se encontraba sin un líder y había sufrido bastantes bajas. Sin embargo, muy a su pesar, Varian decidió ofrecer un pacto a Vol'jin, una acción que Jaina no dudó en predecir como equivocada. La hechicera estaba convencida de que Varian se arrepentiría algún día de haber permitido que hubiera un nuevo Jefe de guerra en la Horda y no le daba a Vol'jin más que unos pocos años para demostrarlo.

World of Warcraft

WoW Icon 16x16.gif Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

Antiguo modelo de Jaina.

Jaina aparecen en Theramore como líder de la ciudad amurallada. Allí está envuelta en una cadena de misiones sobre las actividades de la Hermandad Defias en el Marjal Revolcafango.

The Burning Crusade

TBC Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

Jaina aparece en la Batalla del Monte Hyjal en las Cavernas del Tiempo, recreando la batalla contra la Legión Ardiente de Warcraft III. Hablando con ella se da inicio a los ataques de no-muertos sobre la base de los humanos. Los jugadores deben defenderla ya que si muere, el evento fracasa y la mazmorra debe ser reiniciada.

Wrath of the Lich King

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Jaina realiza varias apariciones en la segunda expansión de World of Warcraft.

Se la puede ver en el pasado, en la Matanza de Stratholme de las Cavernas del Tiempo, tratando de convencer a Arthas para que no asalte la ciudad y mate a sus ciudadanos. Tras un breve diálogo, Jaina se marcha con Uther y deja a Arthas solo [13].

Cuando la Alianza y la Horda viven su punto álgido en cuanto a relaciones, tras los incidentes de la Puerta de Cólera, Jaina viaja a Orgrimmar para entrevistarse con Thrall [14] (o recibe a los líderes de la Horda si los jugadores no pertenecen a la Alianza) [15], así como participa en el Asalto a Entrañas junto a Varian [16].

Más tarde aparece en las Salas Heladas, atravesando la Forja de Almas y el Foso de Saron hasta llegar a las Cámaras de la Reflexión, donde se enfrenta al Rey Exánime.

Jaina no participa en el enfrentamiento contra Arthas aunque uno de los objetos que el Rey Exánime deja caer es el Guardapelo de Jaina que los jugadores entregan a la maga que rompe a llorar, afirmando que todavía quedaba algo de Arthas en el Rey Exánime.

Cataclysm

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Apariencia de Jaina tras el Parche 3.3.0.

Jaina está presente en la reunión sobre la Invasión Elemental en la Sala del Trono de Ventormenta en el evento previo al lanzamiento de la expansión. Durante la Invasión, Jaina protege el Barrio de los Magos de los enloquecidos elementales.

Más tarde se desplaza al Monte Hyjal donde es testigo del emotivo regreso de Thrall tras su estado de petrificación [17], en el que no puede contener las lágrimas.

El Eco de Jaina es uno de los enemigos a batir en el Fin de los Días.

Mists of Pandaria

MoP Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

Como líder del Kirin Tor, Jaina estuvo presente en cónclave de la Alianza en el santuario de las Siete Estrellas donde se discutió la posibilidad de utilizar los poderes de los Sha. La hechicera permanció en silencio aunque tuvo que retener el poder de los sha cuando éste se manifestó en el Eco de odio.

También aparece fugazmente en diversas localizaciones como en Dalaran durante la Purga de Dalaran, en Darnassus durante la cadena de misiones de la campana divina y en la Isla del Trueno comandando la Ofensiva del Kirin Tor.

Misiones

Modelo de Jaina en Mists of Pandaria

Desde su posición en la Isla de Theramore:

Removed from game El contenido de esta sección ha sido eliminado de World of Warcraft.

Desde su posición en las Salas Heladas y la Ciudadela de la Corona de Hielo:

Como líder del Kirin Tor, se la puede encontrar en Darnassus:

Además es objetivo de:

Como líder de la Ofensiva del Kirin Tor, se la puede encontrar en el Alto Violeta de la Isla del Trueno:

Personalidad

The RPG Icon 16x36.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft RPG.

A los desconocidos a menudo les confunde el espíritu fuerte e independiente de Jaina, sus arrebatos de personalidad y su testarudo punto de vista. Sin embargo, la verdad del asunto es que ha desarrollado una asombrosa habilidad para calar a la gente e identificar sus más profundas intenciones. Es una gran campeona ara su pueblo y hará cualquier cosa que esté en su mano, incluida su propia vida, para asegurar su supervivencia. Jaina respeta la vida en cualquiera de su formas, y rehusará ver cómo se le hace daño a un inocente en su presencia. Prefiere la acción a las palabras, lo que le ha llevado a mostrar una gran admiración por el éxito de Thrall en su empeño en la fundación de Durotar de igual forma que se sentía resentida por los interminables e inútiles debates de los miembros del Alto Consejo de Lordaeron.

La vida en Theramore es la propia de una isla, y Jaina siempre da la bienvenida a los visitantes con una comida caliente a cambio de historias sobre el mundo exterior. La vida de su pueblo es simple, pasan la mayor parte del día cultivando o pescando. A cambio de información o artilugios que pudieran mejorar la vida de sus conciudadanos, Jaina ha ofrecido sus servicios en magia arcana a sus visitantes, incluso alguna vez los ha teletransportado a lugares lejanos o invocado elementales que los guiaran en sus viajes o simplemente para proteger sus campamentos. Si un enemigo amenazara a su pueblo, Jaina acompañaría voluntariamente a cualquier aventurero que compartiera la misma meta que ella, la de proteger Theramore.

Al igual que Thrall, Jaina tiene a buscar la paz y la moderación entre la Alianza y la Horda. Antes del retorno de Varian, podría decirse que Jaina fue la líder de facto de la Alianza. Wrynn cree que no se puede confiar en la Horda y por eso ve a Jaina como alguien contrario a sus ideas. Jaina no ha discutido con él directamente sobre este asunto, aunque cuando ha tenido que verse con Thrall, lo ha tenido que hacer en secreto.

También se nota que Jaina aún se siente culpable por el descenso a las sombras de Arthas.

Contra sus enemigos mortales, Jaina es piadosa y trata de capturarlos o tratar de que se rindan. Contra los demonios y no-muertos, Jaina es implacable y utiliza su magia al máximo para causar todo el daño posible. Para ello, prefiere permanecer alejada del enemigo, a un rango considerable [18].

Relaciones

Kael'thas

Parece que Kael'thas se enamoró de Jaina mientras era instruida por Antonidas, pero la gran diferencia de edad (Jaina era adolescente mientras que Kael tenía varios siglos de edad) lo llenó de culpa y dudas.

Arthas

Pocos meses después, rumores de su relación con Arthas empezaron a circular. Jaina y Arthas compartían una fuerte relación de amistad que los llevó a un verdadero romance. Inicialmente, sus deberes a Dalaran y Lordaeron los forzaron a separarse. Cuando intentaron reavivar su raomance, La Plaga ya había iniciado la invasión al reino humano del norte. Su relación se muestra detalladamente en la novela Arthas: Rise of the Lich King. Jaina cree que el descenso de Arthas a la oscuridad fue por su culpa. En la misión A [80] La Agonía de Escarcha, se descubre que aún amaba al príncipe caído.

Thrall

Questionmark-medium.png
El siguiente contenido son sólo especulaciones, observaciones u opiniones basadas posiblemente en datos oficiales de Blizzard. No debe tomarse como información oficial.

Después de que los ejércitos de Jaina y Thrall fueran obligados por las circunstancias a luchar unidos, los dos líderes se convirtieron en buenos amigos. Thrall dijo que Jaina le recordaba a Taretha Foxton, pero Jaina no ha declarado ninguna razón específica para su confianza en Thrall. Aunque su relación se debilitó tras las batallas en Durotar, que desembocaron en la muerte de su padre, todavía se consideran aliados.

Hubo gente que llegó a especular con la idea de que Thrall y Jaina estarían románticamente relacionados hasta cierto punto, una situación cómica que Blizzard no dudó en explotar con algunos chistes internos como la Tarjeta perforada blanca que se podía conseguir en Gnomeregan donde estaba escrito en código binario "Thrall y Jaina, sentados en un arbol, B-E-S-A-N-D-O-S-E."

Con la llegada de Aggra a la vida de Thrall, se puso punto y final a este supuesto romance.

Frases

Theramore

  • Aggro: Te lo has buscado. (también en Warcraft III)
  • Aggro: ¡Odio recurrir a la violencia! (también en Warcraft III)
  • Te doy la bienvenida a Theramore. ¿Has venido a ayudar a la Alianza?
  • Lo único que he querido siempre es estudiar. (también en Warcraft III)
  • Shh, estoy intentando pensar. (también en Warcraft III)
  • Nota: Las frases en inglés son las mismas que en Warcraft III, pero en español cambia.

Batalla del Monte Hyjal

  • ¡Estad alerta! Otra oleada se aproxima.
  • ¡No os rindáis! ¡Debemos prevalecer!
  • ¡Retenedelos todo lo que sea posible!
  • Hemos ganado un tiempo valioso. ¡Ahora debemos retirarnos!

Caída del Rey Exánime

Lady Jaina Valiente dice: ¿Qué es esto?
Lady Jaina Valiente dice: ¿Lo... lo ha guardado? Todo este tiempo, ¡lo ha guardado!
Lady Jaina Valiente dice: ¡Lo sabía!
Lady Jaina Valiente dice: ¡Sentía que parte de él seguía vivo! Atrapado... luchando... ¡Oh, Arthas!
Lady Jaina Valiente dice: Quizás... quizás un día podrá recordar quien fue una vez.
Lady Jaina Valiente dice: Por la Luz, que encuentre reposo, libre del yugo helado de esta terrorífica espada.

Mists of Pandaria

  • Shh, estoy intentando pensar.
  • ¿Has venido a ayudar a la Alianza.?
  • Elige bien en quién confías.
  • No des nada por sentado.
  • Si no controlas la magia, ella te controla a ti.
  • La paz no siempre es la respuesta.

Isla del Trueno

  • Otro lugar infestado de los horrores de este mundo. Otra tierra que salvar.

Otros

Jaina en TCG.
  • "Cuanto más tiempo tardes en enfrentarte a mí, más angustioso encontrarás tu derrota."[19]

Trivialidades

Ver también

Últimos cambios

Referencias

Enlaces externos


Precedido por:
Nadie
Posición:
Gobernante de Theramore
Sucedido por:
Nadie, Theramore es destruída
Precedido por:
Rhonin
Posición:
Líder del Kirin Tor
Sucedido por:
---