Goblin

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Para consultar la raza de la Horda disponible a partir de la expansión Cataclysm, véase Goblin (jugable)


Goblin
GoblinSappers.jpg
Facción/Afiliación Neutral, Independiente, Horda (Cártel Pantoque).
Clases Tinker, Sapper, Steam warrior, Techno mage, Ace, Buccaneer, Bombardier, Potion doc (RPG); Gambler (TCG); Caballero de la muerte, Cazador, Mago, Sacerdote, Pícaro, Chamán, Guerrero, Brujo (WoW), Grunt, Bruiser
Capital racial Minahonda
Líder racial Jastor Gallywix, Trade Prince Steamwheedle, Vice Admiral Grezzlik, The Trade Coalition
Montura racial Tortugas, Shredders (alquimistas goblin conducen ogros)
Planeta de origen Azeroth
Idioma primario Goblin, Común, Orco
Idiomas secundarios Cualquiera
Estatura 79 – 130 cm. (masculino)
74 – 94 cm. (femenino[1]
Peso 18 kilos [2]
Alineamiento True neutral [3]

Los Goblin o trasgos (RPG) son pequeños seres verdes (a veces de tonalidad amarilla) con una gran inteligencia aunque a menudo unida a un escaso sentido común.

Los príncipes mercantes gobiernan sobre varios cárteles comerciales alrededor del mundo desde la ciudad de Minahonda en la isla de Kezan donde gestionan sus ejércitos y flotas mercantes. A pesar de que su actividad principal es el comercio, disponen de ramas dedicadas a la minería, deforestación, tráfico de esclavos y la caza furtiva.

Trasfondo

Los goblin son pequeños humanoides, astutos y perspicaces, con un gran interés por el comercio y en los objetos mecánicos. La sociedad goblin está estructurada en cárteles comerciales liderados por los príncipes comerciales. Los confabuladores y timadores goblin van siempre en busca del mejor negocio posible. A pesar de su naturaleza caótica existe una estricta jerarquía que divide a los miembros de su sociedad desde los príncpes comerciales hasta los esclavos. El resto de razas ven a los goblin como inventores, comerciantes y, sin excepción, maníacos. Los goblin valoran la tecnología como un aspecto muy útil en el comercio. Unos dicen que su ventaja - y su maldición - es ser los principales usuarios de tecnología en un mundo gobernado por la magia. Mientras los Enanos y Gnomos comparten gustos similares, la tecnología goblin es de mayor envergadura y siniestra por lo que tiene un mayor impacto sobre el mundo natural.

Emplean vastos equipos de ingenieros que amplían y mejoran la tecnología actual, produciendo artilugios con un gran número de aplicaciones. Están constantemente construyendo y reparando máquinas, así como trabajando en nuevas ideas. Lamentablemente, los goblin alternan su apasionada genialidad con la falta de concentración. Su falta de disciplina implica que muchas de sus creaciones se dejan a medio terminar en cuanto algo nuevo llama su atención. Es por eso que la artesanía goblin se ha labrado una mala reputación por falta de fiabilidad, ya que sus dispositivos goblin son propensos a explotar simplemente porque su creador olvidó colocar una válvula de escape fundamental. Los goblin envidian los inventos de los enanos de Forjaz relacionados con las armas de fuego, tanto desde un punto de vista comercial como tecnológico. Reconocen que las armas de fuego representan una nueva fuente de poder, y aquel que controle esa fuente controlará el oro - que es, para los goblin, el poder supremo. Afortunadamente para el resto del mundo, los experimentos goblin con en armas de fuego sufren de la habitual dejadez de la raza - y debido a los abundantes fallos en sus experimentos con la pólvora, no son pocas las carreras de muchos goblin aspirantes a ingenieros que han acabado antes de tiempo. Sin embargo su ingenio les ha funcionado en alguna ocasión: sus armas de pólvora tienden a ser poco elegantes pero violentamente explosivas (minas, cohetes y similares).

En lo más alto de su jerarquía, los príncipes comerciales gobiernan sobre los cárteles comerciales goblin en Azeroth. Aunque todos ellos viven todos en Minahonda, en la Isla de Kezan, lejos de Kalimdor y de los Reinos del Este, cada uno controla su propia flota comercial y su ejército privado. Cada príncipe tiene el monopolio del comercio en ciertas áreas en la que se especializa, como la minería, la deforestación, el tráfico de esclavos o la caza furtiva. Los príncipes comerciales son los más astutos de su raza y no se detienen ante nada con tal de seguir amasando fortuna y poder (tanto por vías legales como a través del mercado negro, o la traición). Los goblin que se encuentran en Kalimdor y los Reinos del Este son trabajadores independientes, contratistas o a sueldo de los príncipes comerciales de Minahonda. Son luchadores tenaces; atacan tanto con ballestas, como armas de fuego (que son en esencia, armas enanas modificaciones) mazas, pequeñas espadas o extrañas armas de fabricación casera para combate cuerpo a cuerpo. Cuando son atacados en sus madrigueras, luchan con sus propias herramientas. Tienen un gran conocimiento de tácticas y estrategias, lo que los hace maestros del asedio. Su amor por las grandes máquinas los hace ideales para ser utilizados como mercenarios para atacar fortificaciones.

Los goblin son astutos en los negocios, y aquelos que crean que pueden llevarles la delantera en una negociación no pueden estar más equivocados. "Engañar a un goblin" significa en el idioma enano "algo que es casi imposible de hacer". Los goblin son también estafadores y timadores consumados. Su misión en el mundo es crear nuevas e increíbles invenciones, que sirvan para aumentar su riqueza, y si es posible dejando un reguero de travesuras por el camino [4].

Los goblin lucharon con la antigua Horda en la Segunda Guerra, pero abandonaron la relación cuando comprendieron que era más provechoso trabajar para ambas facciones. Sin embargo, muchos añoran la diversión furtiva de esos tiempos y hacen descuentos a la gente de Thrall. Los goblin son los proveedores de transporte casi exclusivos de la Horda, conduciendo sus zeppelines. El caos de la Horda proporciona a los goblin un aliciente para trabajar con ellos más de lo que les puede ofrecer la Alianza. Quizás con la suficiente persuasión, los goblin podrían ser convencidos para volver a unirse a la Horda por primera vez desde la Segunda Guerra (aunque pudiera ser tan provechoso como perjudicial conociéndolos).

Historia

Primeras apariciones

Los goblin aparecieron por primera vez en Warcraft II, publicado por Blizzard en diciembre de 1995, y han aparecido de manera recurrente en diversas fuentes del lore de Warcraft desde entonces.

Sin embargo, cronológicamente, su primera aparición tuvo lugar durante la Guerra de los Ancestros, cuando Neltharion creó el Alma del demonio con la ayuda de artificieros goblin. Por lo tanto se trata de una raza nativa de Azeroth bastante antigua. El Ignoto de lo profundo menciona que recuierda cuando fueron creados, insunuando que en el proceso participaron los Dioses Antiguos o por lo menos influyeron en su longevidad.

Antiguedad

Los goblin, a pesar de que pueblan diversos lugares del mundo, fueron durante mucho tiempo criaturas reclusivan que huían del contacto con otras razas. Hace tiempo, los únicos goblin conocidos eran los nativos de la Isla de Kezan, pero no mostraban ningún signo de la inteligencia que poseen actualmente. La raza era esclava de los trols de la jungla que los usaban como mineros en los túneles subterráneos de las entrañas del Monte Kajaro. Su pequeño tamaño era ideal para llegar a los lugares más recónditos y peligrosos donde sus amos se negaban a ir. Allí se encontraba un extraño mineral llamado kaja'mite, que los trols utilizaban para sus rituales vudú.

Sin embargo tenía un efecto inesperado sobre los esclavos que estaban en constante contacto con él: la kaja'mita generaba una inteligencia prodigiosa y nueva en los goblin. Tras crear sus propios y poderosos artefactos de ingeniería y alquimia en secreto, los goblin pronto derrocaron a sus opresores y reclamaron Kezan como suya, declarando Minahonda como su capital.

Los goblin expandieron rápidamente sus conocimientos sobre tecnología creando las primeras máquinas de vapor de Azeroth. Los rumores apuntaban a que su tecnología era más avanzada que la de los enanos. Surgieron entonces maestros que se especializaron y comenzaron a vender sus bienes en grandes mercados.

Sin embargo sus artefactos no servían de mucho sin el poder del kaja'mite que rápidamente fue agotándose en su localización original y llegó a un punto en que su escasez se volvió crítica. Desesperados, los goblin se expandieron por todos los rincones del mundo buscando nuevos depósitos de mineral. Desafortunadamente, durante los siguientes cientos de años su búsqueda resultó infructuosa y sin kaja'mite, la inteligencia de los goblin empezó a resentirse, siendo incapaces de producir su brillante tecnología o siquiera de mantenerla en buen estado. Su trabajo empezó a degenerar hasta alcanzar el punto de rudeza que presentan hoy día.

El mundo empezó a tener miedo de usar sus máquinas ya que frecuentemente explotaban por lo que sus ventas se resintieron. Dado que a los gobiln siempre les había gustado el dinero, no dudaron en reinventar el concepto de negocio de venta y, doscientos años antes de la Primera Guerra se crearon las Flotas comerciales que partían de Kezan hacia el resto de Azeroth [5].

Época de guerras

Los goblin encontraron una oportunidad perfecta de hacer negocio y levantar su emporio comercial durante la Primera Guerra[6] debido a las necesidades creadas a raíz de la escasez producida desde entonces. En la Segunda Guerra, los goblin ya se habían establecido como los principales agentes comerciales de Azeroth. Fue entonces cuando se convirtieron en proveedores exclusivos de la antigua Horda a los que ayudaron directamente realizando misiones suicidas atándose un cinturón de explosivos mientras flotaban con la ayuda de una vejiga de una oveja inflada por detrás de las líneas enemigas. Comercialmente, a través de un embajador orco que se reunió seguramente con el Trade Prince Steamwheedle[7], se cerró un trato que inclúia máquinas de guerra por oro y tesoros saqueados. El trato parecía perfecto, durante un tiempo, el príncipe mercante pensó que los orcos iban a ganar la guerra así que le pareció natural aliarse con la parte vencedora. A medida que los beneficios inundaban Undermine, los cofres donde guardaban el oro se iban quedando pequeños. Pronto ampliaron su actividad hacia el tráfico de esclavos lo que provocó la repulsa de ciertos goblin que prefirieron mantener su antigua neutralidad y dejar de proveer exclusivamente a la Horda. Finalmente, el príncipe mercante se dio cuenta de su error y abandonó las relaciones con la Horda lo que provocó que la raza haya permanecido neutral hasta la actualidad. El secreto no era tomar parte en favor de una facción ya que era más beneficioso proveer a ambas partes del conflicto para que se enfrentaran entre ellas. Al final de la Tercera Guerra los goblin proveyeron armamento, vehículos y arteros servicios tanto a la Horda como a la Alianza [8][9]. Pero esto no habría de durar para siempre...

Cataclysm

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Después de que el cataclismo que sacudió Azeroth por el despertar de Alamuerte, hiciera que entrara en erupción el volcán de Kezan, uno de los príncipes comerciales se dio cuenta de que podría ganar una gran cantidad de dinero ofreciendo a sus paisanos pasajes para abandonar a salvo la isla en sus barcos para luego venderlos como esclavos. Un buen plan hasta que durante la travesía, el barco cayó en un fuego cruzado entre la flota de la Alianza y los barcos de la Horda. Tras naufragar en las Islas Perdidas, los supervivientes se encontraron con una densa jungla llena de peligros y sorpresas desagradables.

Allí, los goblin de Kezan han encontrado en la Alianza un nuevo enemigo: unos encuentros inesperados y nada provechosos con esta facción han sacado a algunos príncipes mercantes de su cómoda neutralidad. Tras reforzar antiguos pactos con aquellos que otrora fueran sus aliados, los goblin han sido recibidos en la Horda con los brazos abiertos [10][11].

Cultura

Tecnología

Guerrero de vapor goblin.

Aunque en principio sólo eran objeto de bromas de taberna, las invenciones goblin han mostrado una gran mejora en los últimos años. Al estar muy apegados a la ingeniería, alquimia y los explosivos, su amor por la mecánica a menudo ha hecho que sus invenciones sean comparadas con las de los gnomos con los que compiten directamente ya que ambos disfrutan fabricando dispositivos similares. Esta rivalidad ha sido siempre amistosa, como se puede ver por ejemplo en las competiciones de carreras que tienen lugar en Shimmering Flats. Algunas invenciones goblin se han convertido en legendarias, como por ejemplo el "triturador", que permite a un goblin recoger una cantidad de cosecha igual a diez campesinos o sus "dirigibles", parecidos a zeppelines que pueden transportar tropas de manera sencilla por un terreno infranqueable. Esta ingenuidad tecnológica es característica tanto en la relación de los goblin con otras razas, como en su habilidad para el comercio.

Incluso con el mal funcionamiento y las explosiones que se producen (que no son tan frecuentes), está demostrado que la calidad de la tecnología goblin puede rivalizar con la que aplican los enanos a sus armas de fuego. Si los goblin poseyeran mayor fuerza física y el poder místico con el que unieran su gran ingenio con la astucia, serían una raza de gran importancia. Desde luego, los goblin demandan que son ya los que gobiernan el mundo. Es entonces cuando los goblin se ríen y dicen que prefieren los desafíos y se ofrecen a invitar la siguiente ronda.

Comercio

Una tienda goblin.

Tras la Segunda Guerra, los goblin se cansaron de suministrar explosivos a la Horda y decidieron que debían tomar el mando de sus propios destinos. Sorprendentemente, se mostraron lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta que el reclutamiento de un ejército formado sólo por los suyos, sería una opción aún más sangrienta que la plantación de minas. Así que eligieron un camino diferente.

Los goblin han adoptado el rol de comerciante con una venganza, y ahora es difícil viajar durante más de un día o dos sin toparse con una tienda goblin de cualquier tamaño. Los zeppelines goblin vuelan a través del continente, transportando bienes, provisiones, mensajes y pasajeros de una tienda a otra, y se ha escuchado a más de un goblin alardear de que si algo no está en su tienda, puede tenerlo en las estanterías dentro de una semana. Un bromista desafió aquella reclamación y pidió una docena de trituradoras, sólo dos días más tarde estaban esperando fuera de su casa.

Las tiendas goblin se pueden encontrar en cualquier parte de Azeroth, independientemente de si se trata de ciudades cercanas a peligros como La Plaga. Los goblin venderán algo a cualquiera que lo desee con unos precios "inflados".

Al parecer, el propietario goblin de cada tienda decide cómo proteger su negocio de los robos. Algunas soluciones empleadas incluyen el alquiler de mercenarios como guardias de seguridad; complicados sistemas de seguridad; y, el más destacado, enormes bombas sobre un muerto que puede detonarse en cualquier momento si un comerciante goblin se siente amenazado. Después de la extensión de noticias sobre ladrones y matones que entran en las tiendas, pocos confían ya en que una tienda pueda ser protegida.

Aunque muchas tiendas permanezcan independientes, un número elevado de ellas muestran indicios de ser regentadas por miembros de Ventura & Cia., cuyos propietarios se vanaglorian de que su sede se encuentra en una ciudad lejana gobernada por su raza, donde las calles están pavimentadas con oro [12].

Los goblin también son legendarios por la gran variedad de operaciones comerciales que manejan por su tenacidad en la negociación. Raramente venden un objeto por menos de una pieza de cobre de lo que realmente vale. Los goblin han establecido pequeños puntos de comercio a lo largo y ancho de Kalimdor en un impresionante breve espacio de tiempo. Estas avanzadillas comerciales varían en tamaño y posición, pero todos tienen una variedad similar de mercancías. Estas pequeñas tiendas reciben suministros regularmente (o tanto como sea posible, considerando los peligros que entraña viajar por Kalimdor), todo coordinado por el príncipe comercial goblin.

Cría

Según el comentario hecho por uno de los desarrolladores del RPG de Warcraft (y en el juego de boca de Gaxim Rustfizzle), los goblin "se reproducen como conejos", multiplicándose rápidamente y provocando un exceso de población que algunas veces destruye las razas vecinas de la zona donde se han instalado.

Tal es el caso de Tanaris, donde los goblin exceden en número a los Troll Sandfury, así como la Isla de Kezan, donde también expulsaron a los trolls nativos de la mayor parte de la zona. La única razón por la que los goblin no superan en número a la Horda y la Alianza es porque suelen "explotar" durante sus experimentos.

Razas

No suele haber muchas variaciones entre la raza de los goblin sino más bien mutaciones de la raza original. Algunas de estas razas son:

Cocina

Zarbo Cerdopastel.

Algunos goblin son reconocidos maestros con grandes habilidades para la cocina. Recetas de cocina, como las Almejas picantes a la goblin y la Sopa de almejas de Minahonda son un elemento básico del comercio promovido por la espigada raza verde. Los aventureros de Azeroth que deseen progresar en su habilidad de las artes culinarias al nivel artesanal están destinados a ayudar a Dirge Quikcleave, el maestro chef de Gadgetzan, en la creación del un nuevo plato suculento, Sorpresa de almejate. Otro chef goblin de prestigio, Legassi, que está perdido en la Península de Fuego Infernal tras un accidente de zeppelin, guía a los jugadores en la creación de nuevos, variados y tentadores platos.

Creencias

Según los libros de RPG, los goblin solo creen en ellos mismos y en el dinero. Levantan incrédulos la ceja cuando oyen hablar de cosas insustanciales como el chamanismo o la Luz Sagrada, ya que prefieren a dioses que se puedan ver, pesar... y gastar [13]. Curiosamente la raza jugable en Cataclysm dispone de chamanes y sacerdotes.

Idiomas

Los goblin hablan el Goblin, orco), y el común. Deben dominar los idiomas para poder comerciar con el máximo de razas posible [14].

Ejército militar

Contemplar los ejércitos Goblin es terrorífico. Las flotas comerciales están provistas de las más fanáticos y destructivas criaturas de Azeroth. Alguien normal se preguntaría por qué los príncipes comerciales requieren de un ejército tan poderoso cuando oficialmente se encuentran en bajo una bandera diplomática neutral. Ciertamente parece excesivo.

En realidad, la verdad es la contraria. La vida de aquellos que provienen de los Mares del Sur es ruda, debido a los ataques de toda clase de piratas, bribones y bestias mágicas. El peligro acecha en todo lugar y los príncipes comerciales siempre han estado amenazados. Cada día tres personas deben probar sus comidas para evitar ser envenenado. Solo hay una manera de llegar a ser un príncipe comercial y esa es eliminando a la competencia. Es por eso, para evitar que algún rival pueda destronarlos y ocupar su lugar, por lo que deben tener un ejército de guerreros, algo necesario para poner orden en el mundo goblin.

Además, las flotas necesitan de soldados especiales. La mercancía de Minahonda se vende en todo el mundo, especialmente en aquellos territorios desolados y hostiles donde su precio aumenta y es más rentable hacer negocios. Si los goblins estuvieran solos en esos peligrosos lugares sin estos soldados, no habría comercio sino comerciantes muertos.

A pesar de su apariencia, los goblin siguen un rígido procedimiento a la hora de entrar en formación para la batalla. Lo único que parecen es desorganizados, lo que no quita que debido a su inteligencia, puedan usar su cerebro durante la contienda. Confundir al enemigo, cegarlo, deslizarse y hacer sabotaje... La Alianza perdió muchas batallas durante la Segunda Guerra por subestimar las tácticas de los goblin [15].

Los goblin disponen de un mareante arsenal de enormes armas, desde simples trabucos hasta enormes máquinas de guerra a vapor. Su tecnología domina el campo de batalla, creando más caos y destrucción que los efectos que puede provocar la magia.

Cuando los goblin lucharon en la Segunda Guerra, crearon varias unidades especiales: los zeppelines que dominaban y controlaban el terreno desde las alturas y transportaban a las tropas, o los zapadores que usaban explosivos para derrumbar fortificaciones enemigas. A menudo los goblin iban adosados al explosivo por lo que como consecuencia de la deflagración perdían la vida. Era evidente que los zapadores salían baratos.

Además, durante la guerra, los goblin lucharon en todos los terrenos, especialmente el mar. El clan Stormreaver capturó tortugas gigantes nativas de los mares del sur y, una vez amansadas con poderosos hechizos de control, fueron remachadas con doseles herméticos en sus espaldas para ser usadas como infantería submarina orca. Gracias a su capacidad submarina, las tortugas podían sabotear al enemigo sin levantar sospechas o informar a la flota orca de las posiciones de los humanos. Eran detectadas solamente por torres de vigilancia, criaturas aéreas u otras naves submarinas. Los osados goblin se dedicaron a destruir naves enemigas, lanzándoles enormes contenedores de líquido tan altamente inflamable que arrasaría hasta el armazón más fuerte que existiera.

Durante la Tercera Guerra, los goblin crearon trituradores y los pusieron al alcance de cualquiera que quisiera pagar por ellos. A los pilotos que los manejaban les importaba bastante poco la guerra, preferían serrar los bosques a cambio de dinero. Sin embargo, cuando entraban en combate, los trituradores goblin resultaban letales. La inexperiencia del piloto era suplica con creces con la capacidad destructora del soldado mecánico que podía cercenar enemigos con la misma facildad que talaba árboles. También los ingenieros y alquimistas participaron en la lucha garantizando explosivos y armas biológicas al mejor postor [16].

Goblin Importantes

Apariencia física

Modelo anterior a Cataclysm

Los goblin son pequeños y espigados, de poco más de 90 centímetros de altura y entre 13 y 23 kilos. Tienen unas grandes narices, mentones y orejas de piel verde. Sus brazos son largos y delgados, acabados en unos habilidosos dedos. Tienden a usar ropa de cuero, a menudo acompañado de un delantal para protegerse de los fluidos cáusticos. Suelen cubrirse los ojos con gafas especiales y dispositivos mecánicos que incorporan a sus cuerpos por medio de ataduras [17]. Su pelo tiene un estilo mohicano, de crín de caballo o de punta. En inglés suelen tener acento de Brooklyn o Nueva Jersey.

En WoW Icon 16x16.gif, su modelo físico era una variación del usado por los enanos con ciertas capas y animaciones propias. En el parche 4.0.3a, previo a World of Warcraft: Cataclysm, la mayoría de PNJs goblin, con alguna que otra excepción [18], fueron dotados de nuevos modelos y animaciones similares a las de la raza jugable.

Relaciones diplomáticas

Los goblin están organizados en cárteles de comercio y suelen estar en contacto con numerosos agentes, tanto amigos como enemigos. Sus abundantes desplazamientos por mar, transportando mercancías, esclavos o especias exóticas han hecho que busquen lugares puntuales para establecer almacenes y puntos de venta. En los libros de RPG de Warcraft se especifica que estos emplazamientos se encuentran por todo el mundo, incluyendo ciudades neutrales en todos los continentes de Azeroth. En Kalimdor, su principal punto de encuentro es Trinquete, una ciudad portuaria situada en Los Baldíos, en los Reinos del Este, en el sur se encuentra Bahía de Botín otra ciudad portuaria y Edj en la Isla de Kezan, el hogar natal de los goblin. En World of Warcraft se amplió esta lista hasta contener todas las ciudades que pueden encontrarse actualmente. Así se añadieron Gadgetzan en el desierto de Tanaris o Vista Eterna en Cuna del Invierno. En TBC pudo visitarse Area 52 y en WotLK hacer lo propio con K3. En Cataclysm es posible acceder al puerto de Kezan al principio de la aventura de la raza jugable antes de unirse a la Horda.

Debido a su carácter neutral, estas ciudades pueden recibir visitas tanto de miembros de la Alianza como de la Horda. Los enfrentamientos debido a las hostilidades entre ambas facciones deben ser evitados por los guardias para proteger a los clientes y al género. Además reciben ataques por parte de sus enemigos por lo que es frecuente ver a los mercaderes escoltados por sus guardaespaldas.

Horda y Alianza

A los goblin les importa poco los conflictos de la Alianza y la Horda. Sin embargo, al contrario que La Plaga no quieren que ambas facciones se exterminen ya que eso provocaría que se quedaran sin clientes. La guerra es beneficiosa para los goblin ya que les permite vender armas, equipamiento, objetos mágicos e incluso esclavos, por lo que un estado de eterno conflicto es el más deseado por los mercaderes.

El equilibrio de poder entre ambas facciones ha hecho engordar el bolsillo de los goblins desde hace generaciones. Su neutralidad les hace indiferentes aunque dentro de cada organización tienen más simpatía por algunas razas que por otras.

En sus relaciones con la Alianza, siempre se han mostrado favorables a comerciar con los elfos nocturnos a los que consideran sus mejores clientes y quienes suelen comprarles objetos mágicos. Sin embargo a raíz de la deforestación de la zona al sur de Vallefresno, muchos goblin se han enemistado con los guardianes de los bosques. También comercian en abundancia con los humanos, sobre todo los de Theramore a quienes prestan servicio de mercenarios en territorio hostil. De los enanos admiran su maestría en las armas de fuego, que intentan imitar en sus invenciones que posteriormente venden. Con los gnomos guardan una gran rivalidad. La razón es la lucha entre ambas razas por demostrar las mejores dotes en la ingeniería. Esto se traduce a veces en pequeñas competiciones como el Circuito del Espejismo en el Desierto de Sal. El resultado final es incierto, no se sabe realmente quienes son los mejores inventores.

La Horda y los goblin siempre han tenido buenas relaciones. Aliados en la Segunda Guerra, muchos goblin dieron su vida en misiones suicidas llevadas a cabo contra la Alianza. Suelen transportar a las tropas de la Horda en sus zeppelines y sobre todo disfrutan de la compañía de los orcos con quienes se reúnen para beber y recordar sus incursiones durante conflictos anteriores. Bajo el mando de Thrall, los goblin han seguido prestado un gran servicio a la Horda reparando sus máquinas de guerra cuando estos andaban escasos de mecánicos (por un buen precio claro está). A pesar de haberles sido ofrecida la posibilidad de reincorporarse a la Horda, los goblin siempre han permanecido neutrales. En Cataclysm sin embargo, aquellos que huían de la destrucción de su hogar se han unido a la Horda.

A pesar de servir a ambas facciones, los goblin nunca han jugado a ser agentes dobles, traicionando a algún cliente. Ellos entienden la guerra demasiado bien como para renunciar a la confianza de aquellos que les compran y requieren sus servicios. Es uno de los pocos comportamientos que podrían llamarse 'honor' dentro de la idiosicrasia de su raza.

Otros

A pesar de que la mayoría de los goblin trabaja de manera independiente o bien se han unido puntualmente a la Alianza o a la Horda, algunos miembros se han unido a los orcos del clan Filo Ardiente y al Vuelo Negro.

Referencias