Arthas Menethil

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo es sobre vida de Arthas como un humano. Para su existencia después de transformarse, véase Rey Exánime.
"Arthas" redirige aquí. Para la novela con el mismo nombre, véase Arthas: La ascensión del Rey Exánime.
Neutral
Arthas Menethil
Imagen de Arthas Menethil
Título IconSmall ArthasDK.gif Campeón de Ner'zhul, Rey de Lordaeron[1], Rey Exánime

IconSmall Arthas.gif Príncipe heredero de Lordaeron

Género Masculino
Raza Humano (No-muerto)
Clase Caballero de la muerte, Paladín (anteriormente)
Afiliación La Plaga
Antiguas afiliaciones Alianza de Lordaeron, Reino de Lordaeron, La Mano de Plata, Legión Ardiente
Ocupación Príncipe de Lordaeron (anteriormente), El Rey Exánime (anteriormente)
Localización Ciudadela de la Corona de Hielo
Estado Fallecido (historia)
Matable (WotLK)
Allegado(s) Terenas Menethil II (padre), Lianne Menethil (madre), Calia Menethil (hermana), Uther el Iluminado (tío adoptivo)
Mentor(es) Uther el Iluminado, Muradin Barbabronce
Compañero(s) Invencible (corcel), Ner'zhul (anteriormente espíritu fusionado)
"Nada me impedirá cumplir mi venganza, viejo amigo. Ni siquiera tú. Ahora... Os invoco, espíritus de este lugar... Daré cualquier cosa y pagaré cualquier precio... Si me ayudáis a salvar a mi pueblo."

Arthas Menethil, Príncipe heredero de Lordaeron y Caballero de la Mano de Plata, era hijo del Rey Terenas Menethil II y heredero del trono. Fue entrenado como un paladín por Uther el Iluminado, y tenía una relación romántica con la hechicera Jaina Valiente.

A pesar de su futuro prometedor, Arthas se convirtió en uno de los seres más poderosos y malvados de Azeroth. Tomando la hojarruna maldita Agonía de Escarcha, se convirtió en un caballero de la muerte de La Plaga y lideró a los no-muertos en la destrucción de Lordaeron, Quel'Thalas y Dalaran. Finalmente se dirigió hacia el Trono Helado de la Corona de Hielo y se fusionó con el Rey Exánime.

Gobernante como Rey Exánime durante mucho tiempo, Arthas fue derrotado en combate por Alto señor Tirion Vadín y sus campeones de la Luz. Mecido por el espíritu de su padre, Arthas Menethil murió, dejando la capa del Rey Exánime para ser tomada por un alma noble que debería contener el poder de La Plaga.

Biografía

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Arthas Menethil, Caballero de la Mano de Plata.

El príncipe Arthas Menethil nació de la Reina Lianne Menethil y del Rey Terenas Menethil II, cuatro años antes de comenzar la Primera Guerra. El joven príncipe creció en un tiempo en el que las tierras de Azeroth eran devastadas por la guerra y la Alianza se desvanecía en un horizonte de nubes negras. En su infancia, se hizo amigo de Varian Wrynn y vio crecer a su futuro corcel, Invencible. Terenas organizó una boda para Calia con Lord Daval Prestor. Calia se entristeció por la decisión y cuando Arthas trató de calmarla, ella deseaba que él eligiese a su esposa y futura reina de Lordaeron.

Como adolescente, Arthas fue entrenado en combate por Muradin Barbabronce, el hermano del rey enano Magni, llegándose a convertir en un diestro espadachín. Bajo la guía de Uther el Iluminado, Arthas entró a formar parte de la orden de paladines de la Mano de Plata a la edad de 19 años. La ceremonia tuvo lugar en la Catedral de la Luz en la ciudad de Ventormenta donde le fue entregado su característico martillo sagrado conocido como Venganza de la Luz. Estando en Ventormenta, Arthas visitó al recién nacido Anduin Wrynn quien se agarró de su dedo. Visitó el Castillo de Durnholde donde vio al famoso gladiador orco Thrall. Se quedó en el castillo durante toda la noche y Aedelas envió a Taretha a la habitación de Arthas para complacerlo. Sin embargo, Arthas sólo tuvo una charla con ella y se dio cuenta de que Taretha le recordaba a Jaina Valiente. Más tarde, al volver, tuvo un accidente que causó a Invencible un gran dolor y no tuvo más remedio que matarlo con el fin de acabar con su sufrimiento.

Fue durante este tiempo que Arthas conoció a Jaina, la hija más joven de Daelin Valiente. Al pasar los años, desarrollaron una relación romántica. Una vez Arthas se quedó en Dalaran sólo para estar con ella. En ese momento, Antonidas organizó un banquete para Arthas y Kael'thas, que también se encontraban allí. Durante el banquete, Arthas y Antonidas hablaron sobre la situación de los orcos, sobre Terenas y sobre Ventormenta y el joven Anduin. Kael, quien también le gustaba Jaina, se encontró con Arthas y Jaina besándose bajo un arco, lo que le enojó por celos.

Más tarde, Arthas invitó a Jaina a Lordaeron para celebrar dos festivales y durante ese tiempo Arthas reveló al público su relación con ella. Eventualmente, sin embargo, Arthas comenzó a preguntarse si los dos estaban dispuestos a estar juntos. Arthas terminó abruptamente la relación para que Jaina pudiese concentrarse en sus estudios mágicos en Dalaran, y para que pudiese centrarse en sus compromisos con Lordaeron. Poco después, estuvieron de acuerdo a reavivar su romance, pero esto fue durante el comienzo de la invasión de la Plaga que cambiaría sus vidas para siempre.

A pesar de su comportamiento precipitado y cabezota, Arthas se convirtió en un guerrero renombrado. Uno de sus actos más famosos fue el contraataque que lanzó sobre ofensiva que un grupo de trol de bosque estaba realizando sobre Quel'Thalas desde Zul'Aman.

Antes de la corrupción: Caballero de la Mano de Plata

La Plaga de los no-muertos

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Arthas Menethil, Príncipe de Lordaeron.

Los problemas empezaron en Lordaeron. Los orcos se liberaron de los campos de internamiento en los que fueron recluidos tras la Segunda Guerra mientras se hablaba de una peste que estaba contaminando las tierras del norte. Arthas y Uther fueron enviados a Strahnbrad a defender el pueblo de emboscadas de orcos y demás ataques.[2] El joven príncipe tuvo que vencer al dragón negro Searinox para llevarle su corazón al enano Feranor Ferrodedo y forjarlo en un orbe de fuego. Arthas utilizó este objeto mágico para acabar con el maestro del acero del clan Roca Negra que lideraba las emboscadas.[3]

Sin embargo, una amenaza más vil surgió en la forma de la peste de los no-muertos. Jaina y el capitán Falric fueron enviados para unirse a Arthas, ahora con 24 años, e investigar la extraña peste. Pelearon con un ejército de no-muertos en un granero infectado por la peste y se encontraron con el nigromante Kel'Thuzad en el pueblo de Rémol, al que persiguieron hasta Andorhal.[4]

Kel'Thuzad ya había infectado el grano de los silos de Andorhal y había enviado partidas contaminadas a los pueblos cercanos. Antes de que Arthas lo matara, Kel'Thuzad le habló de Mal'Ganis, un nathrezim que lideraba La Plaga.[5] Jaina y Arthas viajaron entonces a Stratholme para enfrentarse a él.

En el camino, Arthas y Jaina se detuvieron en Vega del Amparo, donde pretendían descansar. En lugar de eso, recibieron el aviso de que el ejército de no-muertos se acercaba hacia allí. Arthas le ordenó a Jaina encontrar a Uther para que los ayudara, mientras él permanecía defendiendo el pueblo. Durante la lucha fue cuando Arthas descubrió que la plaga no era solamente una forma de matar, sino que convertía a personas inocentes en no-muertos. Las fuerzas de Arthas apenas aguantaron, y cuando casi estaban a punto de ser derrotados, llegó Uther con los refuerzos para salvar la aldea.[6]

Mientras viajaban a Stratholme, Arthas conoció al enigmático profeta Medivh, que le dio el mismo consejo que a su padre, el rey Terenas, viajar a Kalimdor. Arthas le espetó que su lugar estaba con su gente y juró que no los abandonaría. A pesar de que Jaina sugirió que el profeta podría tener razón, Arthas no le prestó atención y continuó hacia Stratholme.[7]

La purga de Stratholme

Cuando Arthas llegó a Strathome, descubrió que el grano ya había sido distribuido por toda la ciudad y sabía que sus habitantes no tardarían en convertirse en no-muertos. Fue entonces cuando ordenó a Uther y a sus caballeros llevar a cabo una purga para acabar con todos los ciudadanos. Horrorizado, Uther rehusó participar, argumentando que no obedecería tal orden ni aunque Arthas fuera rey. Esto provocó que Arthas lo acusara de traición y cuya consecuencia más inmediata fue la disolución de la orden de los Caballeros de la Mano de Plata. Muchos soldados prefirieron seguir a Uther, entre los que se encontraba Jaina, mientras el resto permanecieron leales al príncipe de Lordaeron y lo ayudaron a ejecutar a la población de Strathome que había sido contaminada.

Cuando Arthas comenzó a masacrar a los ciudadanos de Stratholme, se encontró con Mal'Ganis, que estaba ocupado reclamando las almas de los infectados para que revivieran bajo el aspecto de no-muertos al servicio de La Plaga. Arthas trató de destruirlas antes de que Mal'Ganis pudiera hacer uso de ellas y finalmente, consiguió hacerle huir, no sin antes instarle a un combate final que el demonio decidió que debía tener lugar en el continente helado de Rasganorte. Después, Arthas prendió fuego a Stratholme. Algo cambió en Arthas ese día, su incapacidad para detener la plaga lo envió por el frío y solitario camino que pronto seguiría. Los fuegos aún prenden hoy en día.[8]

Rasganorte

Arthas reclamando Agonía de Escarcha.

Arthas siguió a Mal'ganis acompañado de un destacamento de sus mejores hombres. Tras un mes de viaje, desembarcaron en la Bahía Cubredaga. Mientras buscaban un buen lugar para establecerse, cayeron bajo el fuego de infantería de un grupo de enanos que los habían tomado por enemigos. Cuando se percataron de que se trataba de aliados, Arthas descubrió que el líder del grupo era su buen amigo y mentor Muradin Barbabronce. Al principio, Muradin pensó que Arthas estaba comandando un rescate para salvar a sus hombres, que habían sido atacados por los no-muertos mientras buscaban la hojarruna Agonía de Escarcha. El príncipe de Lordaeron admitió que su encuentro había sido pura coincidencia. Aún así, ayudó a Muradin a destruir un campamento cercano de no-muertos. Sin embargo Mal'Ganis parecía no dar señales de vida.[9]

Mientras que Muradin y Arthas buscaban la Agonía de Escarcha, un emisario de Lordaeron llegó en un zepelín al campamento base del ejército de soldados que estaban al cargo del capitán Luc Valonante. Traía órdenes de Uther y el Rey Terenas, para que Arthas y sus hombres regresaran a casa lo antes posible. Cuando Arthas volvió a la base, sus hombres ya habían recogido y estaban regresando a través del bosque hacia los barcos apostados en la costa. Arthas, que no tenía intención de irse antes de que Mal'Ganis fuera destruido, logró quemar las naves con la ayuda de algunos mercenarios antes de que sus hombres llegaran. A la hora de dar explicaciones, Arthas traicionó a los mercenarios, acusándolos de destruir las naves, por lo que fueron ejecutados. Sin forma de regresar a casa, el príncipe de Lordaeron le dijo a sus hombres que la única manera de irse de de allí era saliendo victoriosos.[10]

La hojarruna Agonía de Escarcha

Arthas y sus tropas continuaron hasta la Fortaleza de Drak'Tharon en búsqueda de Agonía de Escarcha. Al llegar, Mal'Ganis se apareció ante Arthas, y predijo su muerte. Junto a Muradin, fue a buscar la hojaruna, dejando a su capitán al cargo de la defensa del campamento.

A través de un antiguo acceso, Arthas, Muradin y un grupo de hombres accedieron a los aposentos de la hojarruna. Allí Arthas se enfrentó al Guardián, que trató de alejarlo de Agonía de Escarcha, aparentemente para protegerlo. El Guardián fue derrotado dejando el camino libre para que Arthas y Muradin reclamaran la hojarruna. Sin embargo Muradin se dio cuenta a través de la inscripción rúnica de la hoja, que esta estaba maldita. El enano trató de advertir a su compañero "¡Oh, déjalo estar, Arthas! ¡Olvida todo este asunto y guía a tus hombres de regreso a casa!", pero Arthas fue inflexible, pidiendo a los espíritus de la caverna que la hojarruna fuera liberada de su fría prisión, proclamando que "pagaría cualquier precio por poder salvar a mi gente". Cuando el arma fue liberada, Muradin fue golpeado por un trozo punzante de hielo. Cuando Arthas se dispuso a ayudarlo, fue persuadido por la llamada de Agonía de Escarcha que le hizo dejar su martillo en el altar y agarrar la hojarruna, tras lo cual abandonó la caverna con su maestro Muradin herido gravemente. Con Agonía de Escarcha en su poder, Arthas venció a los esbirros de Mal'Ganis.

El demonio se apareció en ese momento confesándole que la voz que escuchaba era la del Rey Exánime y le dio la bienvenida a La Plaga. Sin embargo, Arthas le respondió que esa voz le decía que debía destruir a Mal'Ganis para sorpresa del Señor del Terror. Tras matar a Mal'ganis, Arthas huyó al frío norte, abandonando a sus tropas a su suerte. Pronto perdió lo que le quedaba de cordura.[11]

Corrupción: Campeón del Rey Exánime

Traición

El príncipe Arthas regresa a casa.
Arthas antes de asesinar a su padre.

En Rasganorte, Arthas se convirtió en el primer caballero de la muerte del Rey Exánime y mató a muchos de sus hombres.[12] Algunos de ellos (como Falric y Thassarian) fueron resucitados como caballeros de la muerte al servicio de Arthas.[13]

Meses más tarde, Arthas viajó a Lordaeron, ante el jolgorio de su reino por ver como regresaba su campeón. Tras entrar en el castillo bruscamente, flanqueado por Falric y Marwyn, Arthas se arrodillo en el salón del trono y avanzó hacia su padre desenvainando a Agonía de Escarcha. La alegría inicial del Rey Terenas se diluyó rápidamente cuando se dio cuenta de las intenciones de su hijo. La corona real rodó por el suelo ensangrentada mientras Arthas se autoproclamaba nuevo Rey de Lordaeron.[14]

Desató la Plaga en Ciudad Capital. Un poco más tarde se encontró con Vivian, la esposa del héroe caído Killoren. Sintiendo Thassarian un conflicto interno, Arthas le ordenó matarla - era su madre - con el fin de probar su lealtad.[13]

Dejando a Falric y Marwyn supervisando a sus fuerzas en la ciudad, Arthas se dirigió a la Hacienda Balnir donde invocó sus nuevos poderes nigrománticos para resucitar a su fiel corcel Invencible, permitiéndole ser su montura una vez más.

Semanas más tarde reapareció en la aldea de Vandermar por petición de su nuevo maestro, el Rey Exánime. Allí, conoció a Tichondrius el Oscuro, un señor del terror, al igual que Mal'Ganis. Pensando que era su antiguo enemigo, Arthas lo amenazó hasta que descubrió que el demonio había venido para felicitarlo por sus acciones. Tichondrius explicó que la espada que consiguió en Rasganorte fue forjada por el Rey Exánime, y diseñada para robar almas. La de Arthas fue la primera.[15]

Arthas se reunió con los miembros del Culto de los Malditos que estaban escondidos en Vandermar, que lo ayudaron durante el camino hacia Andorhal, donde recuperó el cuerpo de Kel'Thuzad tras matar al paladín que custodiaba su cripta. Una vez que el fantasma de Kel'Thuzad se manifestó, le dio instrucciones a Arthas en secreto acerca de que no debía confiar en los Señores del Terror, algo en lo que el principe de Lordaeron estuvo más que de acuerdo.

Los restos del cuerpo de Kel'Thuzad estaban en un estado de avanzada descomposición y necesitaban ser llevados a la Fuente del Sol en Quel'Thalas para ser revividos. Tichondrius envió a Arthas a recuperar la urna mística, que podía ser utilizada para trasportar los restos de Kel'Thuzad y que estaba custodiada por miembros de su antigua orden, los Caballeros de la Mano de Plata. Arthas mató a los dos paladines al cargo de la urna, Ballador el Fuerte (que sobrevivió) y Sage Truthbearer, quienes condenaron su traición. Más tarde se encontró con Uther el Iluminado, que le explicó que la urna contenía las cenizas de su padre, el rey Terenas. El ser su mentor y amigo desde la juventud no fue impedimento para que Arthas acabara con él y se llevara la urna. Tras deshacerse de los restos de su padre, sustituyó el contenido de la urna por los de Kel'Thuzad, y emprendió un largo viaje hacia Quel'Thalas.[16]

La caída de Quel'Thalas

Arthas se encontró una férrea resistencia por parte de los elfos, liderados por la Forestal General Sylvanas Brisaveloz. Tras atraerlos hasta su ejército de no-muertos, los arrinconó posteriormente haciéndoles retroceder mientras iban cayendo rápidamente. Sylvanas trató de llegar a la capital elfa para advertir de la llegada de La Plaga, pero Arthas destruyó a sus hombres y la asesinó. Para hacerle pagar por su insolencia, corrompió su espíritu, transformándola en una horrenda figura (una alma en pena), esclavizando su espíritu para que obedeciera las órdenes del Rey Exánime y obligándola a luchar contra su propia gente.

Arthas y su numeroso ejército aniquilaron Lunargenta dejándola en ruinas. De camino a la Fuente del Sol, Arthas se enfrentó al anciano Rey Anasterian Caminante del Sol al que mató sin ningún miramiento. Una vez en la fuente, usó su poder para revivir a Kel'Thuzad bajo la forma de un exánime.[17]

Destrucción de Dalaran

Arthas Menethil, Campeón del Rey Exánime.

Mientras viajaban hacia Alterac, Kel'Thuzad explicó a Arthas los entresijos de la "Segunda Invasión" de la Legión Ardiente en Azeroth y los planes del Rey Exánime para La Plaga.[18] Kel'Thuzad debía ir a Alterac para destruir un campamento de orcos del clan Roca Negra, quienes habían tomado el control de una puerta infernal, para establecer contacto con Archimonde, el comandante de la Legión. La Plaga aniquiló a los orcos, y una vez que Kel'Thuzad recibió las órdenes de Archimonde, se dirigieron a la ciudad mágica de Dalaran. Las instrucciones del demonio eran claras: apoderarse del libro de hechizos de Medivh, que le permitiría a Kel'Thuzad convocar a Archimonde en Azeroth.[19]

A pesar de los esfuerzos del Kirin Tor para repeler la invasión, La Plaga perpetró una incursión a través de las defensas mágicas y fortificaciones, hasta conseguir matar al archimago Antonidas y hacerse con el citado libro de Medivh.

Mientras Arthas y sus tropas detenían el contraataque de los magos, Kel'Thuzad comenzó la invocación de Archimonde. Una vez que este llegó, declaró que el Rey Exánime había cumplido su cometido y ya no le era útil a la Legión Ardiente por lo que Tichondrius pasaría ahora a liderar a La Plaga. Arthas se preguntó qué sería de él y Kel'Thuzad, a lo que el exánime le respondió que todo estaba yendo según lo previsto por el Rey Exánime.[20] La pareja desapareció mientras Archimonde canalizaba su venganza hacia la ciudad de Dalaran, a la que destruyó con un poderoso ritual.[21]

Arthas fue visto unos meses después en Kalimdor, donde Tichondrius estaba usando los poderes arcanos de la Calavera de Gul'dan. Arthas le confesó al recientemente liberado cazador de demonios Illidan Tempestira cómo reclamar los poderes de la Calavera para él, con los que podría destruir a Tichondrius. Illidan aceptó su plan y Arthas desapareció de nuevo.[22]

Regreso a Lordaeron

Arthas planta cara a los Señores del Terror.

Archimonde dejó al cargo en Lordaeron a tres señores del terror (Varimathras, Balnazzar y Detheroc) que se instalaron en las dependencias posteriores del jardín que se encontraba en las ruinas del palacio real. Su misión era asegurarse que la nación permanecía bajo su control, y de paso vigilar a los servidores del Rey Exánime. Cuando Archimonde fue derrotado en Hyjal, los Señores del Terror no se enteraron inmediatamente sino meses después, cuando Arthas regresó para reclamar su trono. Al amenazarlos, estos huyeron inmediatamente. El siguiente paso fue reclutar a Sylvanas y Kel'Thuzad con los que aplastó a los refugiados humanos que aún quedaban en la zona, quienes estaban liderados por los paladines Dagren el Asesino de Orcos, Halahk el Portador de vida y Magroth el Defensor. Sin embargo, durante la batalla, Arthas sufrió un dolor agudo proveniente del Rey Exánime que lo estaba llamando. A pesar de que su poder se había reducido, Arthas peleó hasta que los últimos humanos fueron masacrados.[23]

Poco sabía Arthas que la mengua que se había producido en el poder del Rey Exánime, era a causa del ataque que había perpetrado Illidan desde Dalaran y que había provocado que Sylvanas dejara de estar bajo su influencia. En secreto, ella asistió a una reunión con tres Señores del Terror que le confesaron que el poder del Rey Exánime se desvanecía, y que había llegado la hora de que reclamara su venganza.[24]

Arthas sufrió una emboscada en Ciudad Capital, y se vio obligado a reclutar a cualquiera que le fuera leal para enfrentarse a los Señores del Terror, que contaban con la poderosa abominación Festín de Sangre. Cuando estaba llegando a los límites de la ciudad, fue salvado por un grupo de almas en pena, que le advirtieron que Sylvanas las había enviado para ponerlo a salvo lejos de allí.[25] Sin embargo, cuando se acercaron a un claro del bosque, Arthas recibió una visión del Rey Exánime que le dijo que iba a ser traicionado. Al momento, apareció Sylvanas que lo atacó con una flecha paralizante.[26] Kel'Thuzad fue tras ella, pero el Rey Exánime ordenó a Arthas que regresara rápidamente a Rasganorte, porque unas fuerzas demoníacas (Illidan y su ejército de nagas) querían destruir el Trono Helado.

Inmediatamente, Arthas preparó su flota y navegó rumbo norte, dejando a Kel'Thuzad al cargo de Lordaeron.

Huída a Rasganorte

Arthas en Rasganorte.

Tres semanas después, Arthas desembarcó en la costa de Rasganorte, donde fue inesperadamente fue atacado por elfos de sangre liderados por el príncipe Kael'Thas, deseoso de venganza tras la destrucción de su reino. Arthas fue salvado por Anub'arak, el otrora rey de Azjol-Nerub. Kael le advirtió que aunque la emboscada preliminar había fallado, no le sería tan fácil escapar del grueso de su ejército, tras lo cual se teletransportó a un lugar seguro.

Preocupado de que Kael pudiera estar en lo cierto, y que nunca pudiera llegar a la ciudadela donde se encontraba el Trono Helado antes que que lo hiciera Illidan, Arthas estuvo cavilando otras posibilidades de acceso al corazón de Rasganorte. Fue Anub'arak quien propuso una solución práctica, acortando camino por los túneles subterráneos del subsuelo del reino devastado de Azjol-Nerub. Con suerte podrían alcanzar a Illidan en el glaciar y derrotarlo antes de que accediera a la prisión helada del Rey Exánime. Sin más opciones done elegir, Arthas aceptó.

Anub'arak sugirió emboscar a Sapphiron, un dragón azul sirviente de Malygos, para que ambos se equiparan con sus tesoros. Finalmente, no sólo asesinaron al dragón, sino que Arthas utilizó el poder que le quedaba para traer a Sapphiron de vuelta a la vida como sirviente de La Plaga bajo la forma de una poderosa vermis de escarcha.[27]

Carrera hacia el Trono Helado

Arthas activando los obeliscos.
Arthas luchando contra Illidan en la base del Glaciar Corona de Hielo.

Cuando llegaron a las puertas de Azjol-Nerub, Arthas fue atacado por la artillería de los enanos que acompañaban a Muradin antes de que este fuera sepultado en la caverna de Agonía de Escarcha, liderados por Baelgun Barballamas. Dejando a Sapphiron fuera, Arthas no sólo peleó contra ellos, sino también contra los nerubian supervivientes, a medida que se adentraba en el Reino Arácnido. La ayuda de Anub'arak fue incuestionable, ayudando a Arthas en trampas en las que podía haber muerto y guiándolo por los angostos túneles.

Tras huir de los enanos, Baelgun les advirtió que el lugar donde se estaban adentrando estaba protegido por un antiguo mal.[28] Tan pronto como Arthas y Anub'arak se adentraron en las cavernas más profundas enfrentaron a los ignotos, una raza poderosa y vil que se creía que sólo existía en leyendas. Arthas y Anub'Arak lograron vencerlos, y sufrieron para hacer lo propio con el poderoso Olvidado.[29]

Cuando llegaban al Reino Superior, un terremoto colapsó la parte del pasaje en donde estaban, separando a Anub'arak de Arthas. El joven rey tuvo que esquivar muchas trampas para llegar hasta donde se encontraba su compañero de viaje. Una vez reunidos, Anub'arak alabó la fortaleza de Arthas y le confesó que no le extrañaba que Ner'zhul lo hubiera elegido como su campeón.[30] Cuando escalaban la parte final de Azjol-Nerub hacia la superficie, el Rey Exánime contactó telepáticamente con Arthas una vez más, y le explicó que estaba perdiendo su poder, a causa de una brecha que se había producido en el trono helado por donde se escapaba su energía. Ner'zhul recargó los poderes de Arthas, sabiendo que los necesitaría en la siguiente batalla.[31]

Cuando finalmente alcanzaron la superficie, tuvieron que contener al ejército de Illidan que se encontraba próximo a la ciudadela de hielo. Los naga de Lady Vashj y los elfos de sangre de Kael se enfrentraron a Arthas y Anub'arak a los que se unieron los esbirros de La Plaga que se encontraban defendiendo la fortaleza. Arthas consiguió activar los cuatro obeliscos que se encontraban alrededor del glaciar, que abrían las puertas al Trono Helado y donde Illidan lo estaba esperando. Arthas le advirtió dejar Azeroth y no volver nunca.[32]

El triunfo del Rey Exánime

Arthas, a punto de destruir el Trono Helado.

Arthas, con la ayuda de Anub'arak, se abrió camino a través de los ejércitos del Príncipe Kael'thas que se enfrentó a él con la espada élfica Felo'melorn que perteneció a su padre, Dath'Remar Caminante del Sol. El duelo de espadas rúnicas se resolvió del lado de Agonía de Escarcha, ya que Kael'thas se vio obligado a huir y dejó a Arthas el camino libre para activar los cuatro obeliscos que rodeaban el glaciar y que abrían las puertas hacia el Trono Helado.

Sin embargo, Illidan estaba esperándolo para poner en práctica sus nuevas habilidades demoníacas recién adquiridas. Su gran poder casi le hizo vencer al príncipe de Lordaeron pero cuando iba a darle el golpe de gracia, bajó la defensa lo que le permitió a Arthas herirle grávemente en el pecho. Debido a la gravedad de su herida y a la premura con la que su tarea debía ser completada, Arthas abrió las puertas del glaciar y dejó a Illidan morir solo.[33]

Cuando entró en el hueco glaciar, Arthas ascendió al pináculo de hielo en cuyo final se encontraba su destino. Las voces de aquellos que su locura les había hecho traicionar, Uther el Iluminado, Muradin Barbabronce y Jaina Valiente resonaron en su cabeza persuadiéndolo para no continuar el camino a la cima. Cuando el sendero acabó, el Rey Exánime prisionero en el Trono Helado y Arthas se encontraron frente a frente. La voz de Medivh fue la última que intentó detener a Arthas antes de que Ner'zhul hablara:

- "Tu joven príncipe solo encontrará la muerte en el helado norte."

- "Devolved la espada... completad el círculo... ¡liberadme de esta prisión!"

Con un grito ensordecedor, Arthas golpeó con Agonía de Escarcha la prisión helada que encerraba al Rey Exánime haciéndola saltar en mil pedazos que quedaron desperdigados por el suelo. El Trono Helado quedó destruido y el casco de Ner'zhul rodó hasta sus pies. Arthas se lo puso en la cabeza y el inimaginable poder del artefacto hizo el resto.

- "Ahora" resonó en su mente la voz de Ner'zhul "¡somos unos solo!"[34]

En ese momento, los espíritus de Ner'zhul y Arthas se fusionan en un solo ente más poderoso que el original, tal y como había planeado siempre el Rey Exánime: el ser más poderoso que haya nacido en Azeroth.

El Rey Exánime de la Plaga

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

El Rey Exánime en su trono.
Artículo principal: Rey Exánime

Mientras se encontraba en trance, Arthas desterró todo vestigio de su humanidad[35] y se impuso en una batalla interna al espíritu de Ner'zhul[36] convirtiéndose así en la personalidad dominante del Rey Exánime.[37]

Como tal, Arthas instigó otra invasión de la Plaga a Azeroth, lo que provocó una contraofensiva en Rasganorte por parte de la Horda, de la Alianza, de la Cruzada Argenta y de los Caballeros de la Espada de Ébano. Al hacerlo, atrajó a los más poderosos héroes de Azeroth hacia Rasganorte para, a través de una serie de pruebas para desechar a los más débiles. Su intención era corromper a los guerreros más poderosos que superaran todas las adversidades planteadas para luego usarlos como arma liderando su ejército en ataques a sus lugares natales. Una especie de recreación de sus actos pasados.

Arthas atrajó a los más poderosos héroes de Azeroth hacia Rasganorte para, a través de una serie de pruebas para desechar a los más débiles. Su intención era corromper a los guerreros más poderosos que superaran todas las adversidades planteadas para luego usarlos como arma liderando su ejército en ataques a sus lugares natales. Una especie de recreación de sus actos pasados.[38]

Muerte

Arthas muere en brazos del espíritu de su padre ante la mirada de Tirion Vadín.

Sin embargo sus planes se torcieron cuando un grupo de aventureros, liderados por Tirion Vadín, asaltaron la Ciudadela de la Corona de Hielo y ascendieron al Trono Helado. El Rey Exánime capturo a Tirion en un bloque de hielo y, tras convencerse que esos aventureros eran "la mayor fuerza" de todo Azeroth, los matón con un poderoso golpe. Justo cuando estaba a punto de morir y resucitar en un no-muerto, Tirion se liberó y destruyó Agonía de Escarcha con la Crematoria, dejando escapar las almas del interior de la hojarruna (incluida la de Arthas). Cuando fue derrotado, Arthas preguntó al espíritu de su padre si todo había terminado a lo que el Rey Terenas respondió "Finalmente, ningún rey gobierna para siempre, hijo mío". Arthas confesó entonces ver tinieblas ante él justo antes de cerrar sus ojos para siempre.

Filo de la noche

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Tras la derrota del Rey Exánime, Sylvanas fue a ver el Trono Helado. Encontró la armadura de Arthas, pero su cuerpo y los restos de la Agonía de Escarcha ya habían sido retirados. Después de su intento de suicidio, el alma de Sylvanas fue enviada a un reino de oscuridad, donde se encontró con el espíritu atormentado de Arthas.

"Sintió una presencia familiar. La reconoció. La voz burlona que un tiempo la retuvo prisionera. ¿Arthas? ¿Arthas Menethil? ¿Aquí? Su esencia se apresuró hacia ella, desesperada, y después retrocedió horrorizada al reconocerla. El niño que llegaría a ser Rey Exánime. Tan solo un pequeño niño rubio asustado, recogiendo las consecuencias de una vida de errores. Si a Sylvanas le hubiera quedado un solo pedazo del alma que no estuviera destrozado o atormentado, habría llegado incluso a sentir, por primera vez, un mínimo resquicio de lástima por él."[39]

Mareas de guerra

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Cuando Jaina se reunió con Thrall en la Cala Furiamarea, se acordó de Arthas como un ejemplo de uno de sus amoríos fallidos. Más tarde, Kalec fue capaz de persuadir a Jaina de no seguir adelante con su plan de matar a los ciudadanos de Orgrimmar señalando que no sólo Arthas había utilizado la misma lógica para justificar su atrocidad, pero él había actuado por una equivocada equivocada y no por odio.

En World of Warcraft

El príncipe Arthar en Stratholme durante la La Matanza.

WoW Icon 16x16.gif Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

Una flor púrpura lleva el nombre del príncipe oscuro, "Lágrimas de Arthas". Un elixir alquímico también lleva su nombre, la "Ofrenda de Arthas".

Si uno se queda quieto en el salón del trono de Lordaeron [y sube el volumen], se puede escuchar las voces de Terenas Menethil II discutiendo con su consejo. También puede escucharlo confundido por lo que Arthas estaba a punto de hacer...

Wrath of the Lich King

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Artículo principal: Arthas (Stratholme)

El (todavía) incorrupto príncipe Arthas aparece en World of Warcraft: Wrath of the Lich King en el ala de La Matanza de Stratholme de las Cavernas del Tiempo. El jugador le acompaña a través de la ciudad matando a su población plagada (y a agentes del Vuelo Infinito que intentan matarlo).

ambién es posible verlo en algunos flashbacks de la historia de Warcraft III, en la Orilla Olvidada, cuando el Emisario de la Alianza llega para mandar a las tropas a casa (en la misión A [72] La verdad nos hará libres) y en la Caverna Agonía de Escarcha, donde sufrió la maldición de la hojarruna). El flashback es básicamente la escena de Warcraft III donde se invoca el poder de Agonía de Escarcha y donde se revela un sorprendente final donde, tras la marcha de Arthas dejando atrás a un Muradin supuestamente muerto, este se despierta más tarde con amnesia.

Además, en una cadena de misiones que empieza Matthias Lehner (que es un anagrama de "Arthas Menethil") en Corona de Hielo, los jugadores pueden tomar el papel de Arthas en dos momentos críticos de su historia: Cuando convierte a sus propios hombres en no-muertos (N [80] El ejército de los malditos) y en su épico duelo con Illidan (N [80] El cazador y el príncipe).

Cataclysm

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Arthas aparece en Frondavil durante la misión N [48] Destino de fuego y pesar, donde se rememora su primer encuentro con Illidan en Warcraft III.

Arthas en la historia de Cho.

Mists of Pandaria

MoP Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

Arthas y Terenas aparecen brevemente en la misión N [90] Dioses y monstruos, en la historia contada por el Eremita Cho.

Personalidad

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Arthas era un hombre de acción - valiente, impulsivo y directo. Era un líder inspirador. En conversaciones con otros personajes, se mostraba ingenioso y tolerante, sin embargo, capaz de mantenerse fiel a sus decisiones y hacer que otros los aceptasen.

Por otro lado, Arthas era vengativo y de vez en cuando perdía el control. Nunca fue un buen perdedor y tuvo dificultades para admitir sus errores. Siempre buscaba la aprobación de los demás (como la de su padre) y, a menudo se sentía poco apreciado. No podía soportar la idea de que otros traicionasen su confianza, llegando incluso a hacerle prometer a Jaina nunca negarle nada.[40]

Boceto de Arthas hecho por Samwise.

Tras la muerte de su padre, Arthas afirmó no sentir remordimiento, vergüenza o pena, lo que se explica la perdida de su alma.[41] Se convirtió en una persona despiadada y cínica con un sentido del humor sombrío. Como un caballero de la muerte, Arthas se regodeába de las derrotas de sus enemigos.

A pesar de ser un caballero de la muerte, Arthas sintió como si los últimos restos de su humanidad le estaban reteniendo.[42] Antes que se despertase como Rey Exánime, Arthas apagó la chispa definitiva de bien que se mantuvo dentro de él, y con ello le dio la Agonía de Escarcha la última pieza de su alma.[43] Es posible que haya recuperado un poco de humanidad en sus últimos momentos, pero sólo después de que Agonía de Escarcha fuese destruida y sus almas robadas fueran liberadas.

Relaciones

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Arthas en el libro Tierras Fantasma.

Arthas fue amigo de Jarim Balnir, a pesar de sus diferencias.[44] Arthas conoció a Varian cuando el príncipe de Ventormenta llegó a Lordaeron en compañía de Lothar y Khadgar,[45] y de vez en cuando entrenaban juntos. Arthas también se convirtió en un buen amigo de sus mentores, Uther y Muradin. Jaina y Arthas fueron amigos íntimos desde hace muchos años y con el tiempo se convirtieron en amantes. Aunque Arthas terminó abruptamente su relación cuando decidió que no estaba listo para casarse, sin embargo, estaba decidido a seguir siendo amigo de la hechicera.[46]

Como un caballero de la muerte, Arthas parecía disfrutar de las conversaciones con sus nuevos aliados, Kel'Thuzad y Anub'arak. Una de sus frases finales antes de partir hacia Rasganorte fue "Has sido un amigo leal",[47] algo que rara vez se escucha de un señor oscuro dirigiéndose a su siervo.

Citas memorables

Blandiendo a Agonía de Escarcha en Warcraft III.

Reign of Chaos

Arthas en la sala del trono de Lordaeron.
  • "Caballeros, os presento a la señorita Jaina Valiente, una agente especial del Kirin Tor y una de las hechiceras de mayor talento de la tierra."
  • "La plaga no tenía como objetivo matar a mi gente... Sino convertirla... ¡En no-muertos! ¡Defendeos!"
  • "¡Iré a Stratholme y mataré a Mal'Ganis con mis propias manos si es necesario!"
  • "Nada de lo que diga me hará abandonar mi patria, Jaina. No me importa si ese loco HA visto el futuro. Vamos."
  • "Hay que purgar toda la ciudad."
  • "¡Maldición, Uther! Como tu futuro rey, ¡te ordeno que purgues esta ciudad!"
  • "¿Tengo que considerarlo como un acto de traición?"
  • "Lord Uther, en virutd de mi derecho de sucesión y de la soberanía de mi corona, os relevo del mando y suspendo sel servicio de vuestros paladines."
  • Te perseguiré hasta los confines de la tierra si es ecesario! ¿¡Me oyes!? ¡Hasta los confines de la tierra!"
  • "¿Uther ha hecho retirar mis tropas? ¡Maldición! Si mis guerreros me abandonannunca conseguiré derrotar a Mal'Ganis. ¡Hay que quemar las naves antes de que los hombres lleguen a la costa!"
  • "Yo estaría encantado de cargar con cualquier maldición para salvar a mi patria."
  • "¡Al infierno mis hombres! Nada me impedirá cumplir mi venganza, viejo amigo. Ni siquiera tú."
  • "Ahora... Os invoco, espíritus de este lugar... Daré cualquier cosa y pagaré cualquier precio... Si me ayudáis a salvar a mi pueblo."
  • "Estás malgastando tu aliento, Mal'Ganis. Ahora escucho únicamente la voz de Agonía de Escarcha."
  • "Me dice que ha llegado la hora de mi venganza."
  • " no tienes que sacrificarte más por tu pueblo. No necesitas seguir llevando el peso de la corona. Me he encargado de todo."
  • Este reino debe caer! ¡Y de sus cenizas resurgirá una nueva orden que hará temblar los mismos cimientos del mundo!"
  • "En SU nombre he condenado todo y a todos los que siempre he querido... Y sigo sin sentir remordiminetos. Ni vergüenza. Ni piedad..."
  • "Quizás no lo sepamos nunca, Uther. Tengo intención de vivir eternamente."
  • "Con todo lo que me has hecho pasar, mujer, la última cosa que te daré será la paz de la muerte."
  • "Ciudadanos de Lunargenta: os he dado muchas oportunidades de rendiros, pero las habéis rechazado tercamente. Sabed que hoy presenciaréis el fin de toda vuestra raza y de vuestra antigua herencia. ¡La muerte en persona ha venido a reclamar la casa alta de los elfos!"
  • "¡Magos del Kirin Tor! ¡Yo soy Arthas, primer caballero de la muerte del Rey Exánime! ¡Exijo que abráis vuestras puertas y os rindáis a la cólera de la Plaga!"
  • "Mi amo lo ve todo, cazador de demonios. Sabe que has deseado el poder toda tu vida. ¡Ahora lo tienes al alcance de la mano! ¡Cógelo y tus enemigos estarán acabados!"

The Frozen Throne

Arthas en Rasganorte.
  • "Saludos, señores del terror. Debería daros las gracias por cuidar de mi reino en mi ausencia. Sin embargo, a partir de ahora no necesitaré de vuestros servicios."
  • "He regresado, exánime,pero habrás de dirigirte a mí como a un Rey. Después de todo, esta es mi tierra. ¡Ahora tenemos que proteger el reino eliminando los últimos restos de humanidad en él!"
  • "Llévame de vuelta a la capital. Tengo un largo viaje por delante."
  • "Has sido un amigo fiel, Kel'Thuzad. No sé qué nos deparará el futuro, ni si regresaré siquiera, pero quiero que vigiles esta tierra. Asegúrate de que mi legado perdure."
  • "Lo siento, pero no tenemos tiempo para cháchara, gran vermis. Hemos venido para asesinarte y robar los artefactos que hayas podido acumular a lo largo de los siglos."
  • "¡Los enanos de Muradin? Es imposible... ¿Es que ya nadie se queda muerto cuando lo matas?"
  • "He tenido otra visión del Rey Exánime. ¡Ha restaurado mis poderes! ahora sé lo que tengo que hacer. Es hora de poner fin al juego... de una vez."
  • "Illidan se ha burlado demasiado de la Plaga. es hora de que le devolvamos el miedo a la muerte."
  • "El Trono Helado es mío, demonio. Hazte a un lado. Deja este mundo y no vuelvas nunca. Si lo haces, te estaré esperando."

Arthas: La ascensión del Rey Exánime

No nosostros. Nadie me dice qué hacer. Tengo todo lo que necesito de ti, ahora el poder es mío y sólo mío. Ahora sólo yo soy el Rey Exánime. Y estoy listo.

La Caída del Rey Exánime

Arthas Menethil: ¡Padre! ¿Se... acabó?
Terenas Menethil II: Por fin. Ningún rey gobierna para siempre, hijo mío.
Arthas Menethil: Sólo veo... oscuridad... ante... mí...
Terenas Menethil II: Sin el dominio de su maestro, la Plaga se convertirá en una amenaza incluso mayor para este mundo.
Terenas Menethil II: Es necesario controlarla. Siempre debe haber un Rey Exánime.

Vídeos

Galería

Rey Exánime

Fan Art

Trivialidades

  • Arthas tiene los ojos azules en su modelo de Warcraft III, pero los ojos son verdes en WotLK. En Arthas: La ascensión del Rey Exánime se describe con ojos verde-azulados.
  • Mientras que Arthas es muy alto para un humano, aún es mucho más pequeño que la mayoría de sus secuaces no-humanos, lo cual es evidente en sus encuentros con Drakuru y Ymiron.
  • En un [1]] de PC World, Arthas fue el 19 en la listo de los 47 "villanos principales del juego más diabólicos de todos los tiempos".
  • Antiguo miembro de L80ETC.
  • Aunque Arthas está marcado como un no-muerto en diversas fuentes, Chris Metzen y Alex Afrasiabi han confirmado que en realidad nunca murió (al menos antes de convertirse en el Rey Exánime). Su estado de no-muerto en Warcraft III puede ser una referencia al hecho de que Agonía de Escarcha le había robado su alma.
  • En una realidad alternativa donde Thrall murió cuando era un bebé y Aedelas Blackmoore conquistó Lordaeron, Arthas huyó a Ventormenta con su viejo amigo Varian. Se casó con Jaina y tuvieorn un único hijo, Uther Menethil.[48]
  • La Moneda de oro de Arthas puede ser pescada en la Fuente de Dalaran.

En otros medios

  • Hay una referencia a Arthas en AdventureQuest, donde hay un enemigo llamado Lord Arrgthas, que lleva una armadura semejante a un caballero de hielo y tiene: "Él no es un rey exánime por el momento" en su descripción, haciendo referencia a su tiempo como un caballero de la muerte.
  • En Guitar Hero: Warriors of Rock, tanto Arthas (como Rey Exánime) como Agonía de Escarcha (la guitarra) son desbloqueables después de obtener 1.600 estrellas y llegar a nivel 71.[49]
  • Arthas (como Rey Exánime) será un personaje jugable en Blizzard All-Stars, el próximo mapa personalizado de StarCraft II.[50]

Número de muertes

Arthas ha matado a varios personajes de la historia de Warcraft, incluyendo a los reyes de las tres naciones poderosas. Esta lista incluye:

Inspiración

Arthas podría ser una versión opuesta al rey Arturo. Al igual que Arturo, el destino de Arthas como rey comenzó al sacar la espada de la piedra - Agonía de Escarcha es comparable a Excalibur. Ner'zhul (o Kel'Thuzad) podría considerarse como el equivalente a Merlín, el mago que está detrás de la figura del rey, mientras el instructor de Arthas, Uther, comparte su nombre con el padre del rey Arturo. En contraste con Arthur, Arthas destruye el reino del estilo de Camelot y construye su opuesto.

rthas también ofrece muchas similitudes con el personaje de Michael Moorcock, Elric de Melniboné y su espada rúnica Stormbringer. Ambos son gobernantes que traicionan a su propia patria, y ambos son maldecidos por sus espadas rúnicas.

Hernán Cortés, un conquistador español, tomó una decisión muy similar a Arthas en Warcraft III. Cuando Uther había convencido al Rey Terenas II para enviar a Arthas y a su expedición de vuelta a Lordaeron, Arthas decidió quemar las naves para lograr la victoria contra Mal'Ganis. Debido a la mitad de sus hombres protestaban y tenían ganas de volver a tierra firme, Cortés decidió quemar sus naves hasta lograse la victoria contra los aztecas para poder reclamar sus tierras. También se creía esta decisión, antes de Cortés, fue tomada por omeya bereber islámico Táriq ibn Ziyad para conquistar Hispania (la actual España) y convertirla en Al-Ándalus.

Véase también

Referencias

  1. Manual de Warcraft III: The Frozen Throne, pg.6 Frase: "Y Arthas, el recién coronado rey de Lordaeron..."
  2. La defensa de Strahnbrad
  3. Blackrock and Roll
  4. Los estragos de la Plaga
  5. El Culto de los Malditos
  6. La marcha del Azote
  7. El príncipe y el profeta
  8. La matanza
  9. Las costas de Northrend
  10. Desacuerdo
  11. Frostmourne (Warcraft III)
  12. N [80] El ejército de los malditos
  13. 13,0 13,1 Death Knight (manga)
  14. La traición de Arthas
  15. A través de las cenizas
  16. Levantando a los muertos
  17. La caída de Silvermoon
  18. La Revelación
  19. ¡También Blackrock and Roll!
  20. Bajo el ardiente cielo
  21. La destrucción de Dalaran
  22. Un destino de llamas y desolación
  23. El rey Arthas
  24. Un reino dividido
  25. El vuelo desde Lordaeron
  26. La despedida de Sylvanas
  27. Retorno a Northrend
  28. Cavernas de las redes de sombra
  29. Los Olvidados
  30. Ascensión al Reino superior
  31. Al rojo vivo
  32. Una sinfonía de escarcha y fuego
  33. La llegada de un largo período...
  34. La ascensión
  35. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 306
  36. Warcraft Legends: Fate
  37. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 307
  38. Rey Exánime (tácticas)
  39. Filo de la noche
  40. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 93
  41. Reign of Chaos: A través de las cenizas
  42. N [80] El cazador y el príncipe
  43. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 306
  44. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 1
  45. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 18
  46. Arthas: La ascensión del Rey Exánime, página 97
  47. The Frozen Throne: La despedida de Sylvanas
  48. Thrall: El Crepúsculo de los Aspectos
  49. http://www.youtube.com/watch?v=Hu4rpMEfvqw
  50. http://eu.battle.net/sc2/es/game/maps-and-mods/mods/dota

Enlaces externos

Cementerio de Dragones Stratholme (CdT) Frondavil
Precedido por:
Terenas Menethil II
Posición:
Gobernador de Lordaeron
Sucedido por:
Balnazzar
Precedido por:
Ner'zhul (solo)
Posición:
Rey Exánime de la Plaga (espíritu fusionado con Ner'zhul)
Sucedido por:
Arthas Menethil (solo)
Precedido por:
Arthas Menethil y Ner'zhul (espíritus fusionados)
Posición:
Rey Exánime de la Plaga (solo)
Sucedido por:
Bolvar Fordragón